Integrante de la Mara Salvatrucha cuenta cómo reclutan a menores de edad

La Mara Salvatrucha quiere a los niños. Su inocencia y “anonimato” los hace pasar desapercibidos, exentos del reconocimiento. El resto de los integrantes están marcados de pies a cabeza. Un niño facilita toda transacción y entre más indefensos luzcan, mejor. Realmente, ¿quién pensaría que un niño es un criminal? La mayoría de los integrantes de

Integrante de la Mara Salvatrucha cuenta cómo reclutan a menores de edad

La Mara Salvatrucha quiere a los niños. Su inocencia y “anonimato” los hace pasar desapercibidos, exentos del reconocimiento. El resto de los integrantes están marcados de pies a cabeza. Un niño facilita toda transacción y entre más indefensos luzcan, mejor. Realmente, ¿quién pensaría que un niño es un criminal?

La mayoría de los integrantes de la Salvatrucha no superan los 20 años de edad, jóvenes y niños forzados a la hombría con asesinatos cruentos por encargo, obligados a propinar golpizas hasta el cansancio y a amenazar brutalmente. Algunos de ellos nacieron entre la marabunta, otros se unieron desde edades tempranas, empujados por las ínfimas condiciones laborales, las escasas oportunidades educativas, por la epidemia de miseria o seducidos por una vida alejada del trabajo de jornadas eternas y salarios mínimos.

Las pandillas son un negocio prometedor, ofertan poder económico, el control de grandes regiones del país, lujos que jamás tendían trabajando como el resto de los salvadoreños y lo más importante: el reconocimiento social tanto de los propios gobiernos como de las pandillas enemigas. Como si tuvieran su propio Estado. Es por eso que tal y como hacen algunos animales e insectos, la Mara va marcando su territorio (así como los perros orinan). A mayor control geográfico, mayor empoderamiento.

Los niños de las pandillas crecen entre la masacre, entre mujeres torturadas por palos de escoba, entre ataques masivos que decapitan, violan, mutilan y desmembran a cambio de un poco de droga. Pierden la inocencia desde el momento en que aprenden el significado “crueldad” y los dejan de estremecer los gritos de agonía y desesperación.

En una entrevista transmitida en Telediario de Guatemala, “De la inocencia a la violencia”, Carlos (nombrado así para proteger su identidad), un pandillero miembro de la Mara Salvatrucha explica cómo reclutan a menores de edad con incentivos, para que pasen desapercibidos. Él empezó a usar armas desde los nueve años, a los 12 años ya tenía la suya, aunque no supiera mucho cómo usarla, le preguntó a los “carnales” para que lo adiestraran y perfeccionara su técnica.

“A los 15 me troné al primero, por lo mismo, para entrar a la pandilla”, dice Carlos. Es por eso que empiezan a reclutar jóvenes desde edades tempranas, de siete u ocho años, una estrategia que les facilita el trabajo: “Los mandamos con el cuete (pistola) en una caja, en una bolsa. Son chavitos ¿quién va a pensar?”. El resto de los integrantes, los mayores, tienen mucho color, llaman más la atención.

Si ven que los niños están fallando con el encargo, entonces ellos retoman el control de la operación, entran y “se los quiebran”. Carlos asegura que hasta el momento no ha habido necesidad de matar a ningún niño, ya que son “fáciles de manipular, quieras o no, son inocentes” y con apenas 5 o 10 pesos “ya los tenés felices”. Así como a él, desde “chavito” le enseñaron y le instalaron el gen de violencia, inherente en las pandillas, ahora Carlos tiene el reto de pasarle esos conocimientos a su hijo e irlo formando desde temprana edad. Quiere es ser un buen ejemplo, criar un hijo que sepa defenderse, al que nadie le llegue a mandar, un líder. Para que sepa a lo que se va a atener el resto de su vida. Para que sea “grueso”.

A Carlos, su hijo le dice que quiere ser como él, que quiere ser “un culero”. Le pregunta a su primogénito para confirmar y él, con una voz apenas perceptible responde que sí, que sí, que sí…

La Mara Salvatrucha se originó en El Salvador, pero sus alcances multinacionales pronto llegaron hasta Guatemala y Honduras. En esa zona, denominada el Triángulo Centroamericano, poco más de 70 mil pandilleros operan activamente: el año pasado los distintos grupos de pandillas asesinaron a 17 mil personas y se estima que anualmente cobran 650 millones de dólares en extorsiones.

*

Podría interesarte:

Esto es lo que puedes lograr en 21 días

En 21 días se pueden lograr varias cosas. Sí, entre ellas un hábito, pero hay más.
Elizabeth Santana
mujer vestida de novia

Selena Gomez nos recuerda que no se necesita pareja para lucir hermosa con un vestido de novia

La cantante Selena Gomez demostró que no se necesitan más que ganas para usar un vestido de novia
Nayeli Parraga
Selfie en cámara

Cómo saber si tomaron captura de pantalla de tus fotos en BeReal

Si quieres mantener tu cuenta de BeReal más privada y controlada, descubre cómo puedes saber si alguien tomó capturas de pantalla de tus fotos y contenido.
Alejandro Vizzuett
Mano de mujer tocando una planta

Plantas que alejan bichos y todo adulto funcional debería tener en casa

¡No más plagas en casa! Y olvídate de los insecticidas, ya que sólo necesitas alguna de estas plantas que alejan bichos para vivir con tranquilidad de ahora en adelante.
Alejandro Vizzuett

Ya tenemos fotos de Brandy Norwood como Cenicienta y no podemos con lo hermosa que se ve

Brandy Norwood vuelve a ser Cenicienta y luce hermosa.
Kate Nateras
Mujer con insomnio

Dinos qué signo eres y te diremos qué tan bien duermes

Hay personas que, por más que lo intentan, no logran conciliar el sueño fácilmente, y es muy probable que el causante de ello sea su signo zodiacal. Aquí verás por qué.
Alejandro Vizzuett