Tecnología

Proyecto Avatar, la perturbadora promesa de la inmortalidad

Tecnología Proyecto Avatar, la perturbadora promesa de la inmortalidad




¿Qué hay más allá de la muerte?

Es imposible para algunas personas pensar en la posibilidad de que, al morir, el mundo continúe su curso, como si ellos nunca hubiesen estado ahí. Imaginar que todo lo que una persona logró en vida queda reducido a nada es totalmente desgarrador; da la impresión de que la existencia en este mundo es un proceso inútil y sinsentido en el que lo único que hace el hombre es ocuparse de cualquier cosa mientras se prepara para convertirse en fertilizante para plantas.

Ante estas preocupaciones, la religión, como una forma de apaciguar la intranquilidad de las masas, ha creado conceptos tan complicados como la reencarnación de las almas como una forma de alcanzar esa trascendencia que, al menos en el plano terrenal, nunca podremos tocar. Es por eso que doctrinas como la hindú y la budista apuestan por la emancipación del mundo material para que, al llegar la muerte, el alma de una persona no tenga problema alguno al tener que desprenderse de su cuerpo.

proyecto avatar

¿Pero qué tan seguro es que nuestra conciencia alcance ese plano divino? Sin importar cuánta fe exista dentro de alguien, siempre existirá la duda de si esas promesas llegarán a cumplirse algún día. Gracias a a su escepticismo y la sed de conocimiento que le caracteriza, los humanos no se quedan completamente conformes con una promesa y, a manera de prevención, ha invertido una gran cantidad de tiempo y esfuerzo buscando una forma de revertir los efectos de la muerte.

El multimillonario ruso Dimitry Itskov es uno de esos visionarios que está tratando de llegar a lo imposible: lograr la inmortalidad humana para el 2045. Por muy disparatada que parezca la idea, el objetivo de Itskov, así como los métodos que pretende emplear para lograrlo, están siendo avalados por diferentes científicos en varios puntos del planeta. Conocido como "Proyecto Avatar", esta iniciativa pretende valerse de los avances en cuanto a robótica para alcanzar, por fin, lo que muchas religiones prometen: la trascendencia de nuestra conciencia para llevarla a un plano más espiritual.

proyecto avatar

Dicho proyecto se divide en cuatro fases; la primera de ellas consiste en crear un robot cuyo funcionamiento y operación dependa completamente de la mente humana; el producto final de esta etapa está contemplado para 2020 y al parecer, tres años antes de llegar a esa fecha, ya están comenzando a verse los primeros frutos de esas investigaciones con la creación de prótesis mecánicas controladas a través de ondas cerebrales.

Para 2025 está prevista la culminación de la segunda fase del "Avatar" con la implantación de un cerebro humano en el cuerpo de un androide con el fin de permitir su operación. Quizá parezca una meta difícil de lograr en un lapso de diez años, sin embargo, el trasplante de cabeza anunciado por el neurocirujano Sergio Canavero, para 2017, puede abrir un nuevo campo de investigación que permita el correcto desarrollo de esta fase. De lograrse esta meta, el siguiente paso para el proyecto es lograr vaciar, por medio de nanotecnología, los pensamientos de una persona en un cerebro artificial; lo que constituiría la tercera parte del proyecto.

metas proyecto avatar

En sus últimas dos etapas, el "Proyecto Avatar" lograría lo que muchas religiones han prometido: la trascendencia del alma y el pensamiento, olvidando por completo la parte terrenal del ser humano. La cuarta y última fase de la ambiciosa visión del multimillonario ruso es convertir a los difuntos en seres de luz parecidos a los hologramas, a fin de que sus almas y pensamientos queden suspendidos en un mundo virtual donde la única posibilidad de morir será si alguno de los servidores de almacenamiento fuesen dañados.

holograma proyecto avatar

De lograrse, la visión de Dimitry Itskov nos regalaría a todos la posibilidad de alcanzar el punto máximo de la trascendencia que algunas religiones, como la budista, prometen sólo para aquellos que han pasado por un largo proceso de meditación. Lo único que queda por preguntarnos es si estamos preparados para "vivir" por siempre sin la posibilidad de descansar de este mundo, que a veces se torna demasiado oscuro.


*
Referencias:

Robotsia



Referencias: