Ilustraciones de todas las fantasías femeninas sobre un encuentro sexual
Adulto

Ilustraciones de todas las fantasías femeninas sobre un encuentro sexual

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

4 de abril, 2017

Adulto Ilustraciones de todas las fantasías femeninas sobre un encuentro sexual
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

4 de abril, 2017



—Me gustan los homosexuales, simplemente.
Me gustan, me excitan mucho. 
—Sexualmente... ¿Quieres decir? 
—Sí —se quedó inmóvil, con el vaso en la mano,
paralizado, fulminado por mi respuesta—.
No creo que sea nada del otro mundo, a los hombres,
quiero decir a los hombres heterosexuales,
les gustan las lesbianas, las lesbianas guapas por lo menos,
y a todo el mundo le parece natural.

–Almudena Grandes, Las Edades de Lulú (1989)




Todas las mujeres tenemos un lado perverso que, por miedo a ser criticadas, escondemos toda la vida. Ir por la vida sintiendo los deseos más profundos sin poder al menos insinuarlos, es frustrante; reprimirnos nos crea traumas e inseguridades que destruyen más de lo que se piensa.

Alguien que se limita sexualmente, también limitará a su pareja. Es un círculo vicioso del que pocos logran salir, o mejor dicho, pocos saben cómo hacerlo. Nuestra libertad sexual está condicionada; por lo menos en la mayoría de los casos. Sin embargo, poco a poco hemos ganado más de toda la libertad que nos corresponde, misma con la que muchas nos atrevemos a cumplir por lo menos una de las fantasías que todas tenemos.

Las diez fantasías sexuales más comunes entre las mujeres incluyen tríos, bondage o amoríos prohibidos. La ilustradora Natalya, como se hace llamar en Instagram, expresa por medio de técnicas digitales los deseos más profundos de todas. El placer femenino, el amor, el deseo y la perversión son el camino a seguir por parte de esta artista que asegura dibujar únicamente por diversión; pero también con el fin de explotar sus propios deseos y los del resto de las mujeres alrededor del mundo. A continuación, te presentamos las fantasías más recurrentes para el género femenino, ilustradas por la francesa que dibuja para satisfacer sus propias ficciones sexuales.

-

Tener sexo con otra mujer 

fantasias sobre un encuentro real

Una de las razones por las que esto es una de las fantasías más recurrentes es gracias a que conocemos la anatomía femenina a la perfección. O al menos sabemos qué nos gusta a la mayoría. Es excitante sentir los labios de otra persona en el lugar exacto, la lengua tibia recorriendo lugares escondidos y las caricias subiendo de tono. Sabemos qué sitios son más sensibles y cuales nos dan más placer. A veces, quisiéramos ponernos en el lugar del chico y experimentar con una mujer enteramente para nosotras; sentir lo que ellos cuando nos tienen encima.

-

Hacer un trío

fantasias sobre un encuentro real

Hay muchas opciones para tener un encuentro sexual que involucre tres personas. En un estudio realizado en España la mayoría de las mujeres respondieron que el trío perfecto incluye a su pareja, su ex o algún chico que a ella le guste y, por supuesto, ellas mismas. Es decir, dos hombres totalmente para su disfrute. Sabernos deseadas por dos personas, interactuar con ellas y que les preocupe hacernos llegar al clímax es de lo más excitante. Verlos hacer contacto de cualquier tipo sólo para satisfacer el deseo que tanto guardamos, es motivo suficiente para disfrutar sin límites.

-

Tener sexo en un lugar expuesto

fantasias sobre un encuentro real

No quiere decir que el objetivo sea ser vistos por las demás personas, pero así como existen los amantes que lo hacen a mitad de la noche para que nadie observe, ser vistas al tener relaciones sexuales en el coche, en un parque o en el cine también nos parece emocionante. Masturbar a la pareja en pleno embotellamiento o en un restaurante mientras esperan la comida hace que la adrenalina nos recorra y llene de ganas al saber que estamos haciendo algo prohibido. 

-

Jugar un rol específico

fantasias sobre un encuentro real

A todas las mujeres nos gusta saber que provocamos algo más que mariposas en el estómago de quien nos gusta. Este apetito crece cuando nos enfundamos en un disfraz para actuar como si no fuéramos nosotras. En ese momento nos convertimos en otra persona, y de acuerdo el estudio español, muchas mujeres aseguraron que les excitaba la idea de vestirse de mucamas, enfermeras y niñas inocentes o colegialas. Mientras que los hombres coincidieron en que la idea de ver a su novia o pareja sexual vestida de colegiala o, por el contrario, de una profesora o una autoridad mayor, les excitaba tanto como a ellas. Otro porcentaje alto aseguró que jugar un papel de alguien "denigrante" (en su opinión), era una idea muy atrayente. Por ejemplo, jugar a ser prostituta o la amante del chico les parecía un juego muy candente.

-

Tener sexo con alguien mayor o menor

fantasias sobre un encuentro real

El sueño de muchos adolescentes es tener en su lista a su maestra de secundaria, a la mamá de su mejor amigo o a su vecina de 40 años. Las mujeres no quedamos exentas de esta fantasía: deseamos tener sexo con un chico menor para sentirnos deseadas y ser la voz de la experiencia que él jamás olvidará o, por el contrario, queremos sentirnos anheladas por un hombre mayor para estar protegidas. El juego de "mayor - menor" es de los más concurridos al momento de fantasear. 

-

Hacerlo en la ducha

fantasias sobre un encuentro real

Aunque no es una fantasía muy complicada, aún existen mujeres que no se atreven a hacerlo con su pareja. El agua caliente cayendo en el cuerpo desnudo de ambos, el calor propio de la excitación, las lenguas juguetonas y el deseo interminable, son algunas de las sensaciones que se pueden experimentar en un encuentro bajo del agua. 

-

Practicar el bondage

fantasias sobre un encuentro real

Dentro del bondage o BDSM hay varios niveles. Los más leves van desde amarrar pies y manos o amordazar. Los más fuertes pueden causar la muerte si no se realizan con precaución. Muchas mujeres sienten excitación al verse inmovilizadas mientras sus parejas las someten a una sesión ruda de sexo. Existen personas que ven esta práctica como algo denigrante para el género femenino; sin embargo, muchas chicas aseguraron ser fanáticas del bondage, pues la sensación que experimentan les facilita llegar al clímax.

-

Participar en una orgía

fantasias sobre un encuentro real

Por mucho tiempo se ha creído que los hombres son los que más disfrutan de los cuerpos calientes rozándose entre sí, con penes entrando a diestra y siniestra, vaginas húmedas esperando latentes a que las hagan gozar y una revoltura de desconocidos. No obstante, muchas mujeres se han declarado fanáticas de esta práctica, aunque algunas no la hayan experimentado como tal. Estar entre todas esas personas disfrutando de sus secreciones, su sudor y olor, guarda un nivel de erotismo que a muchas chicas les estremece de tan sólo pensarlo. 

-

Hacerlo con un ex

fantasias sobre un encuentro real

Siempre habrá alguien que nos deje una huella difícil de borrar, no importa cuánto tiempo pase ni cuánto haya durado. Si la experiencia con esa persona fue excelente, será inevitable no comparar a las demás parejas con ella. Por eso no es extraño que, de vez en cuando, haya chicas que mientras están teniendo sexo con su pareja, piensen en alguien de su pasado que las satisfacía por completo.

-

Tener sexo con alguien prohibido

fantasias sobre un encuentro real

Otra de las fantasías más recurrentes es pensar en alguien con quien no puedes tener ningún acercamiento. El chico que te topaste en el metro, tu compañero de trabajo o el hermano de tu mejor amiga, son personas que llaman la atención precisamente por no estar disponibles. Un porcentaje alto de mujeres asegura soñar con alguien que no está a su alcance, lo cual les pernea doblemente de deseo.


Las fantasías sexuales son inevitables. Experimentarlas puede ser complicado, pero la mente es libre y muy amplia: todo lo que pasa ahí depende de ti. Atrévete a experimentar.

Ilustraciones: @ashatan_ar

Conoce los hábitos de una mujer sexy y conviértete en una; después ve estas películas sobre el deseo sexual y aprende a cumplir tus fantasías sin miedo.




Referencias: