La película que sólo un pervertido puede ver hasta el final
Adulto

La película que sólo un pervertido puede ver hasta el final

Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

14 de mayo, 2016

Adulto La película que sólo un pervertido puede ver hasta el final
Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

14 de mayo, 2016


Habrá personas que consideran al directo Pier Paolo Pasolini un enfermo y desquiciado por hacer la polémica película de "Salo o los 120 días de Sodoma", sin tomar en cuenta que las imágenes que se presentan tan sólo son un retrato de lo que cualquier ser humano puede llegar a pensar o soñar. Porque es claro que para crear cualquier obra artística es necesario que ese producto esté primero en el pensamiento, y si Pasolini lo tuvo, significa que cualquiera puede llegar a recrear las escenas más salvajes y transgresoras del mundo.

Pasolini grabando / salo

Cuando se presentó por primera vez en las salas de cine la mayoría de los asistentes se pararon de su asiento y salieron corriendo de la sala, con una desagradable sensación de nauseas y muerte por las imágenes que parecen ser sacadas del mismo infierno de Dante, ahí donde en los estratos más bajos, los seres malvados son castigados de las formas más desagradables que un hombre puede idear. La gente que la ha visto podrá comprobarlo.

Los 120 días de Sodoma, como también es conocida, está prohibida hasta la fecha en muchos países, porque para las personas que trabajan dentro de la institución moralista de la iglesia, la consideran como una obra creada por el mismo demonio. Es claro que se equivocan y sólo porque su contenido rompe con todas las leyes cinematográficas, y naturales, no encuentran mejor manera de describirla sino con adjetivo prohibitivos y degenerativos.

"Salo" es simplemente un producto de una enfermedad humana, si lo quieren ver desde el punto de vista común y corriente,  que cruza las fronteras de lo establecido por las imágenes de violencia y violaciones que se mezclan con sangre, excremento y otras aberraciones. Así que, bienvenidos al infierno.

sufrimiento / salo

El director Paolo Pasolini fue ateo, comunista, homosexual, escritor y poeta. Su filmografía es muy contradictoria puesto que hizo películas como "El evangelio según San Mateo", la cual fue ampliamente aplaudida por el Vaticano,  o "Pajaritos y pajarracos" que va más orientado a una crítica al estado. Pero Salo rompe con todo lo que había hecho hasta el momento. ¿Qué significa este perverso objeto inclasificable? ¿Una aberración sin sentido alguno, o una obra magna irrepetible?

Para entender las imágenes hay que conocer a su primer autor, el Marqués de Sade, quien pasó más de la mitad de su vida tras la rejas. Como tenía el espíritu de un escritor, tuvo que recurrir a formas sobrenaturales para escribir. Él utilizó su propio excremento como tinta y poder plasmar sus más oscuras pasiones. De la misma manera Pasolini ocupa los desechos del cuerpo como una metáfora de lo que el hombre es capaz de hacer para saciar sus placeres.

También se cuenta que la República de Saló fue un estado creado por Benito Mussolini tras su destitución y cambio por Pietro Badoglio en el norte de Italia. Este fue el último estado fascista que sobrevivió ante el avance de la resistencia y los aliados de la Segunda Guerra Mundial. Pero quien realmente movía los hilos de este gobierno era un tal Adolf Hitler. Éste será el marco en el que Pier Paolo Pasolini desarrollaría su última película antes de ser asesinado.  

Iniciación / salo

como animales / salo


Los personajes principales, si se les puede llamar así por su gran carga de un anti-protagonista o anti-héroes, son el Presidente, el Duque, el Obispo y el Magistrado, quienes representan los cuatro poderes de la sociedad. De manera bien representada, estos seres son corruptos y endemoniados. Ellos serán jueces y verdugos absolutos de toda vida que pase por sus manos. Mejor dicho, ellos son el poder del mal en estado puro.

La película se divide en cuatro partes, cuatro terribles movimientos o cuatro círculos basados en la "La Divina Comedia" de Dante.  En el Anteinfierno, se presenta el secuestro de 18 jóvenes que se convertirán en las víctimas de su cruel juego. Ante una suntuosa mansión, se reúnen los cuatro torturadores y ofrecen un formal discurso a sus presas: "La escapatoria es imposible.  Abandonen toda esperanza".

Con esto, el director, si se estaba comparando en un principio con la obra de Dante, que lo único que se ofrecerá son las violaciones y agresiones que se vive en el infierno. No hay tiempo para el purgatorio, mucho menos decir que existe un paraíso.  De ahí pasaremos al interior de la mansión, en la que un salón majestuoso, un pianista y unos impecables movimientos de cámara contrastarán brutalmente con horror de los actos que hacen.

rito / salo

castigo / salo

En esta parte, se asientan las bases del mortal juego. Cualquier tipo de comportamiento que no sea la obediencia total se castigará con la muerte.Una de las chicas es asesinada por rezar. El único dios existente aquí son los cuatro (repulsivos) jinetes del apocalipsis. En otro momento, los jóvenes, desnudos y con correas, son obligados a comer del suelo, como perros. Lo primero es matar el espíritu humano. Más tarde se encargarán del cuerpo. En todo este tiempo no hay un avance argumental en la película, la figura retórica dominante es la repetición. Día tras día, relatos y humillaciones se suceden en el espacio único del salón del palacio, con lo que se consigue una asfixiante atmósfera de pesadilla circular.
 
pene quemado / salo

Tortura / salo
 
Y así, entre violaciones sin más motivo que saciar el deseo, se llega al "Círculo de la mierda", como dice el director. Si hasta este punto el público había aguantado tanta tortura, es en este momento cuando casi todos se rinden ante el horro de la vida y paran la película. Aquí se vuelven a repetir los mismos escenarios (el salón-auditorio de las perversas historias), los actores (los cuatro abominables, las viejas y repugnantes prostitutas, las desnudas y aterrorizadas víctimas), pero cambia las herramientas para crear el tortuoso ambiente.  Las humillaciones de las presas humanas llegarán a su punto máximo, y todo desembocará en un nauseabundo festín de excrementos humanos.



Pasolini ha llegado al límite del aguante de una imagen fílmica. Después de esto, el director se niega a mostrar cualquier chispazo de un final feliz.  En la última parte, el "Círculo de la sangre", se afirma que no hay salida posible. Varios de los cautivos son ejecutados por haber mantenido relaciones entre ellos.  Y el final de muchos de ellos será atroz: marcados como ganado, quemados, arrancado el cuero cabelludo, descuartizados bajo un sol abrasador en la escena más traumática y cruel jamás filmada. De fondo, dos de los ayudantes de los monstruosos señores, bailan un vals. No hay remordimientos. No hay catarsis. No hay salida.

quemada / salo

Ustedes juzguen si esta película es arte o no.

-
Esta película es de las más crudas en la historia, pero también merece un reconocimiento como muchas otras películas agresivas que alguna vez fueron consideradas para ganar un Oscar.

***

Te puede interesar:

Películas eróticas que puedes ver en Netflix con tu pareja

10 películas que te enseñarán más de sexo que la vida real



Referencias: