Arte

Annie Vought: Cartas de papel cortado

Arte Annie Vought: Cartas de papel cortado

Cuando escribimos, parte de nosotros se lee a través de las letras que se imprimen sobre el papel. Dejamos al descubierto rasgos de nuestra personalidad, de nuestras experiencias, de lo que vemos, escuchamos o sentimos. Escribir es una acto libre que en cada signo deja escapar una parte de lo que somos: nuestra edad, sexo y profesión; y de lo que estamos hechos: momentos, recuerdos, colores, tiempos, lugares o personas. La caligrafía caracteriza la forma de escribir de cada uno, bonito o feo, es la manera que se nos dio para escribir líneas que formen párrafos de nuestra vida.

 

 

Annie Vought es una artista que explora las emociones de las personas mediante la carta escrita a mano. Siendo habitante de Oakland, California, Annie desarrolla un arte muy particular: reúne correspondencia propia o ajena, notas o apuntes que ha encontrado, para crear una pieza artesanal que semeja un bordado escrito de la carta en cuestión y permite, literalmente, "sentir lo que se escribe".

 

 

El trabajo de la artista consiste en la selección de cartas o escritos sin importar su contenido, posteriormente las amplía en un tamaño considerable para finalmente crear piezas de grandes dimensiones en las que, con ayuda de un cutter, corta los “espacios negativos” (zonas en blanco de la hoja) que hay dentro y entre cada letra. El resultado es una especie de malla compuesta por cada letra y signo de puntuación, así como de los errores de ortografía originales en el escrito. Annie conserva los caracteres de la epístola, sólo añade tamaño y textura con su obra.

 

 

La artista disecciona el fondo blanco sobre el que está escrita la carta y que impide el contacto físico con el mensaje. Con sus cartas de papel cortado, Annie centra su atención en el texto, la estructura y la emoción de la misma, pues la caligrafía, la selección de palabras que el autor hizo y su ortografía, contribuyen para saber quién fue y cómo era la persona que la elaboró.

 

 

Para "esculpir" sus cartas, la artista cambia en varias ocasiones el cutter que utiliza, con el fin de obtener la adecuada precisión en cada pieza que permita al espectador leer las epístolas. Pero la artista no sólo crea cartas con letras interconectadas, otras veces recorta cada palabra de la misiva por separado y las une en un papel clavándolas con alfileres.

 

 

“Los registros escritos a mano son fragmentos de historias individuales. Una carta es la confirmación física de que estábamos en el momento en que ésta fue escrita”

 

 

La artista considera que la comunicación epistolar se ha eclipsado por los nuevos medios existentes para comunicarnos como el chat, el correo electrónico, los mensajes de texto o las redes sociales. Con su serie Paper cut letters, Annie intenta recuperar el carteo que nos permite conocer la vida interna de las personas y la manera en que se expresan mediante la palabra escrita.

 

 

El trabajo de Annie se ha presentado en numerosas exposiciones en Estados Unidos. En 1999, dirigió una galería de arte itinerante en San Francisco, así como la Galería Boathouse.

 

 

Con su trabajo, la artista presenta a las cartas como un medio vigente. Nos permite no sólo leer su contenido, nos invita a sentirlas en un ejercicio de reflexión sobre los medios electrónicos que han sustituido el siempre valioso arte de la escritura, y que han dejado de lado el proceso de tomar la pluma e imprimir las letras en una hoja. Hemos cambiado el papel por la pantalla, la pluma por las teclas de la computadora y la tinta por el automático que nos ofrece el ordenador. Annie Vought demuestra que no hay nada mejor que un borrón o una tachadura sobre un papel blanco.

 

 

 


Referencias: