El aislamiento y la soledad en la obra de Edward Hopper

El aislamiento y la soledad en la obra de Edward Hopper

Por: Pilar Turu -


Edward Hopper nace en el seno de una familia de clase media en el año 1882, en Nueva York. Su familia desde siempre le alentó a desarrollarse en las artes, por lo que de 1900 a 1906 estudió en la escuela de Arte de NY. 
De 1913 a 1923 trabajó como ilustrador de revistas, y aunque no era un trabajo que le satisfacía, le permitió que poco a poco fuera perfeccionando su técnica. Vendió su primera pintura en el Armony Show en 1913, pero por lo demás tuvo muy poco éxito por lo que se alejó de la pintura por un tiempo.

Sus obras capturan la esencia de la vida urbana, rural e íntima de Estados Unidos. En sus trabajos abunda un aura de soledad, sentimientos de aislamiento y tensión. Su primer gran pintura fue Casa junto a las vías de tren, 1925, y le  siguieron otras como Mañana en una Ciudad, 1944.

Hopper2
Casa junto a las vías de tren, 1925

hoppermañanaciudad

Mañana en una Ciudad, 1944

Una de sus obras más importantes y reconocidas es Nighthawks, 1942. En ella podemos percibir un ambiente realista, una pintura despejada. Mientras fuera es de noche, habita la oscuridad, y la calle está desierta. Un rompimiento en la escena a partir de las luces fluorescentes de la cafetería nos muestra a tres clientes ensimismados; todo ello le da a la escena un aire cinematográfico. La fachada no tiene puerta; el espectador no está invitado a adentrarse, sólo a observar. El sociólogo estadounidense Richard Sennet llama a este tipo de situaciones o eventos “la paradoja del aislamiento en medio de la visibilidad”.


hopperNighthawks, 1942. Óleo sobre lienzo, de 84x152cm. Art Institute of Chicago.

Toda la atención está en el vestido rojo de la joven,  y sólo vemos un mínimo punto de contacto en la obra entre las manos de estos dos personajes. Aun así, la interacción es nula. 

hoppernighthawks

El hombre del sombrero, que nos da la espalda, tiene un aire solitario.

hopper5

 
El autor dijo sobre la obra: “Un restaurante en la Avenida Greenwich en Nueva York dónde dos calles se cruzan”. La imagen, de una composición cuidadosamente construida y su falta de narrativa tiene una cualidad atemporal e universal que puede adaptarse a cualquier otro local, al igual que sus otras obras de personas solitarias y ambientes desolados.

 

https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper6.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/edward-hopper.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper.png https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper7.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper9.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopperhotel.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper10.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper4.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2014/10/hopper51.jpg
Referencias: