El artista que arrodilló a Hitler y mató al Papa
Arte

El artista que arrodilló a Hitler y mató al Papa

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de mayo, 2016

Arte El artista que arrodilló a Hitler y mató al Papa
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de mayo, 2016



Nunca nos atrevemos a hacer lo que realmente consideramos correcto. Nos encanta dejar esa tarea a los demás, a los que tienen la sangre más fría y los escrúpulos no aparecen en su vocabulario, porque a pesar de hablar de lo complicado que es el mundo, de las crisis que azotan a los países, las guerras que matan a miles de inocentes y proponer un cambio mundial, decirlo y hacerlo distan de ser lo mismo.

¿Matar al presidente para salvar una nación? Probablemente sea lo que debe hacerse, escuchamos con atención las propuestas para llevar a cabo dicho crimen, pero nunca estamos cerca de condenarnos a prisión. ¿Qué cara tiene el mal y cuál es la del bien? Nadie está seguro de esto. Todos estamos tentados a cruzar las fronteras, a hacer daño sin querer y escapar del absurdo mito de los buenos y los malos, porque al final, todos tenemos un poco de los dos. 


escultura maurizio cattelan

Tal vez calificar el abuso de poder como una acción negativa sería lo más correcto para nosotros, los que vivimos prisioneros de las reglas y las imposiciones, de las luchas sin sentido y las restricciones absurdas. La única solución posible es la tortura, ponernos arriba de ellos, amarrar sus brazos, crucificarlos, darles latigazos, acabar con el horror de la guerra con una dictadura perfecta... ¡¿convertirnos en ellos?!


retirado maurizio cattelan

Las esculturas de Maurizio Cattelan nos hablan de ese sentimiento que todos compartimos. Ese que nos hace querer derrocar al poder y cambiar el mundo de la manera más drástica posible, desde la raíz. En sus esculturas nos muestra una crítica mordaz a la autoridad y el abuso. Su arte es provocador, listo para ser censurado, de la misma manera que lo hicieron los artistas dadaístas más famosos.


sin miedo al amor maurizio cattelan

Los dadaístas planeaban hacer una crítica al mundo apocalíptico en el que vivían, a las guerras sin sentido, por eso su arte carecía de éste. Cattelan retoma sus ideas. Un arte hiperrealista que crea esculturas perturbadoras sobre la cultura popular, la historia y la religión de una manera sarcástica, irreverente y divertida, algunos aseguran que es la representación escénica de la sátira. 


transgresion maurizio cattelan

Con desconfianza en la autoridad que marcó su infancia en la ciudad de Padua, Italia, aprendió que las dificultades económicas, el castigo en la escuela, los trabajos insatisfactorios y la horrible política del mundo eran un buen pretexto para crear una obra "acerca de la imposibilidad de hacer algo". En una exposición de Ámsterdam en el Centro de Arte Appel, robó todo el contenido y la obra de otro artista de una galería cercana para hacerla pasar como suya. Su obra: "Otra cogida de proyectos prefabricados"; sin embargo, la policía hizo que regresara el botín o si no, sería arrestado.

Un artista post-Dadá que cuestiona todo lo establecido, hasta al mismo arte. Con su trabajo intenta provocar reacciones viscerales a través del humor y la risa, porque asegura que "si el humor en ciertos trabajos no fuera suficiente para sacar la ira, el miedo y el asombro de la gente, el psicoanálisis caería en desgracia y nos demostraría que la vergüenza no es suficiente".


Maurizio Cattelan & Pierpaolo Ferrari

Para hablar sobre la xenofobia, formó un equipo de fútbol de inmigrantes del norte de África. Su equipo se llamaba Rauss, mismo que recordaba la frase nazi Juden Raus: "judíos, salgan". Una ardilla se suicida en su cocina sucia, la obra, Bidibidobidiboo de 1996, las palabras mágicas pronunciadas por Cenicienta, dice, cambiaron su vida desgraciada en un cuento de hadas y esto añade otra connotación a la ya de por sí surrealista situación.


raus maurizio cattelan

ardilla maurizio cattelan

El Papa Juan Pablo II derribado por un meteorito, nada en el cielo parece salvarlo, sino más bien atacarlo con certeza. Una crítica al misticismo de las figuras eclesiásticas que veneramos pero que al final son simplemente destruidas por la naturaleza, por lo incontrolable, por ese mundo que se niegan con anhelo a ocultar, porque, dirían, el mundo se creó en siete días por un dios todopoderoso. No hay milagros, no es un ícono intocable, sino un ser humano débil que tiene la misma fragilidad de un cristal. El nombre de la obra: "La nona ora", expuesta (a pesar de la polémica) en el Royal Academy de Londres, en Varsovia y que se vendió en 886 mil dólares.


la nona ora maurizio cattelan

Cattelan también realizó una escultura que la semana pasada se convirtió en su obra más controversial. Un Hitler arrodillado en una actitud de súplica, con cuerpo de niño y las manos cruzadas, alcanzó los 15 millones de euros en una subasta de Christie's. Considerada como una obra potente y desconcertante que logra desafiar los tabúes de representación y disfraza el mal bajo un manto de inocencia, esta escultura se convierte en una obra irreverente. Hitler, el hombre que se convirtió en dolor, conquista la memoria de todos, pero ahora lo vemos de otra manera, el punto frágil que nos hace sentir fuertes a su lado.


hitler maurizio cattelan

maurizio cattelan hitler arrodillado

Dos policías colgados bocabajo como crítica a lo que ocurrió después del 11 de septiembre también causó revuelo, pero tal vez su obra más censurada es la de dos maniquíes de niños colgados con una soga en un árbol. No pudo ser expuesta más de 24 horas, pero sí provocó al mundo, a los medios que la reprodujeron cientos de veces. El público la vio con más detenimiento, habló de ella, pero tal vez si la mediatización no hubiera ocurrido la escultura sólo hubiera provocado a aquellos que pasaran por el lugar.


ninos ahorcados maurizio cattelan
ninos colgados maurizio cattelan

Un artista conceptual cuya obra irreverente nos demuestra que lo importante a veces es el escándalo para que de algún modo te volteen a ver, para que puedas hacer la crítica necesaria y así mostrarle al resto del mundo tu opinión, igual que lo puedes hacer a través de ilustraciones que muestren la decadencia humana.


***
Te puede interesar:

Marcel Duchamp, ¿genio u oportunista?

Piero Manzoni: el artista de la mierda







Referencias: