Arte

La técnica de "pixelear" esculturas

Arte La técnica de "pixelear" esculturas

La canicas por su color reciben diferentes nombres, está la alemana, colombiana, ojo de agua, ojo de gato, trébol y torito; por su material, se dividen en agüita, lechera y Berlín; por su tamaño hay sólo tres categorías: Bombocha, torito o chaparrita; los nombres de estas clasificaciones cambian según el país donde existen estas joyas de la infancia. También están esas esferas grandes y brillantes que adornan mesas, esquineros o escritorios, pero para el escultor Kohei Nawa, lejos de ser un simple juguete codiciado por los niños del vecindario o un objeto ornamentario, es un material para crear esculturas que simulan los pixeles que conforman una fotografía digital.

 

 

Después de estudiar arte y diseño en la Universidad de Kyoto, Kohei Nawa decidió llevar al espacio real los pixeles que dan vida a las imágenes en los monitores de cada computadora; para lograrlo, quiso representar cada uno de los puntos en una imagen por numerosas canicas transparentes y brillantes, de diferentes tamaños, que materializa elementos digitales con objetos “reales”.

 

 

En su colección “Pixcell”, conformada por más de 70 esculturas, el artista representa animales y objetos cotidianos con una excelente resolución en el espacio real. Su obra se ha presentado en España, Alemania y en diferentes galerías de su país donde, con su arte, contrapone los espacios que adoptamos como “reales” .

 

 

 


Referencias: