La polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en París 

Rechazados. Las eminencias académicas del Salón de París no creyeron que su trabajo fuera de suficiente nivel: tenían defectos en la definición de los personajes, en el tratamiento de las sombras y en la representación del espacio. “Están mal de la vista”, decían, “no saben pintar”. La exposición oficial de la Academia de Bellas Artes

La polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en París 

Rechazados. Las eminencias académicas del Salón de París no creyeron que su trabajo fuera de suficiente nivel: tenían defectos en la definición de los personajes, en el tratamiento de las sombras y en la representación del espacio. “Están mal de la vista”, decían, “no saben pintar”. La exposición oficial de la Academia de Bellas Artes no encontró gusto en los trabajos de los pintores nóveles de 1863. Sería uno de los eventos más lustrosos del siglo con el auspicio del emperador francés, se esperaba una de las muestras más exquisitas que se habían visto en la capital cultural de Europa, pero los impresionistas no dieron el ancho.

A los ojos de los eruditos más ilustrados de la época, las corrientes nuevas que se gestaban apenas entre las generaciones más jóvenes no estaban a la altura de la selección distinguida que se exhibiría en las salas de exposición. La situación política del país en el momento permitía concesiones más abundantes para las artes, y ése tendría que ser el momento para mostrarlo en todo su esplendor; sin embargo, los filtros rigurosos bajo los que la Academia juzgó las obras participantes fueron, al menos, exagerados: el número ridículo de tres mil obras fueron desechadas y un profundo descontento permeó en la comunidad artística emergente de París.

Edouard manet pintor - la polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en parís 

Uno de ellos fue Edouard Manet. Presentó ante el jurado su obra más reciente, que fue tachada de vulgar y obscena: no se podía concebir que representara a una mujer desnuda, sentada sobre el pasto, frente a dos hombres y, mucho menos, que los espectadores la observaran;Déjeuner sur l’Herbe o “Almuerzo campestre” resultó en una mezcla indeseable entre lo pedestre de los nuevos experimentos que hacían con el óleo, y lo vulgar de representar de manera libre la desnudez del cuerpo femenino.

El cuadro de Manet, junto con los otros miles que no fueron aceptados para la exposición, quedó reducido a un intento fallido de realismo que no cumplía con el rigor técnico que la Academia requería, y que, además, atentaba contra los valores fundamentales de elegancia de la sociedad francesa. La crítica no lograba concebir cualquier tipo de producción que faltara a sus estándares estrictos, y el descontento inicial de la comunidad artística se convirtió pronto en una serie de protestas públicas que el emperador en turno, Napoleón III, no pudo dejar de lado.

Manet tuvo gran injerencia entre los grupos inconformes. Estaba a favor del cambio, buscaba horizontes estéticos y sociales mucho más profundos, no estaba de acuerdo con el régimen político de los Bonaparte y, sobre todo, estaba recalcitrantemente en contra del llamado “Arte oficial”, ese que la Academia sí aprobaba. Muchos de sus alumnos y seguidores más cercanos no sólo lo escucharon, sino que estuvieron presentes en las numerosas manifestaciones públicas que contradecían el veredicto final de los organizadores de la exposición. Se hicieron tan presentes, constantes y ruidosas que el gobierno francés no pudo ignorarlo más y decidió tomar acción al respecto: ya no se trataba sólo de un acto artístico, sino que rozaba de manera peligrosa el ámbito político, algo que no les gustó nada.

Almuerzo campestre manet - la polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en parís 

Debido a la fuerte presencia de la oposición a los supuestos “fallos inapelables” de la Academia cada vez con más audiencia y más voz, y con la presión añadida de Napoleón III, el Salón de París se vio obligado a abrir una sala “anexa” a la exposición original. La intención inicial no era que fuera el centro del evento, pero la fuerte polémica que alzaron las manifestaciones públicas así como el poder inextricable del chisme y el morbo—, logró que el Salón de Refusés se convirtiera en el atractivo principal de la exposición parisina.

Como resulta natural, se trató de matizar el fracaso —y la profunda humillación que la Academia había sufrido al anunciar la sala anexa como sólo eso: un detalle adicional que enriquecería lo que en realidad se debía apreciar; sin embargo, la primera edición del Salón de Refusés fue el centro de la atención de todo el mundo. Incluso los críticos más conservadores de la época se aparecieron, algunos con recelo, otros por no manchar su nombre en el medio y un número considerable por verdadero interés.

Todos aquellos nombres que hoy consideramos como los grandes maestros del Impresionismo, tuvieron un espacio en la sala de los rechazados: Pissarro, McNeill Whistler, Corot e incluso los primeros destellos de Monet vieron sus obras más recientes colgadas en ese lugar, ante los ojos de las grandes audiencias del arte europeo. Gracias a la notable aceptación que esta selección alternativa tuvo, la crítica, al final, desistió en sus intentos puristas y reconoció a la creciente vanguardia como un movimiento con, por lo menos, presencia en su contemporaneidad.

Obras impresionistas - la polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en parís 

En las siguientes ediciones de la misma exposición, de nuevo quisieron integrar el Salón de Refusés como una parte más de la muestra; sin embargo, los impresionistas más comprometidos con el sentido original del movimiento —es decir, la inconformidad ante la rigurosidad ridícula de la Academia, la intención experimental de apuntar a nuevos horizontes estéticos, etc.—, vieron esto como una versión desvirtuada de la victoria inicial sobre los estándares conservadores. Era, en realidad, una manera de atraer al mismo número de visitantes que en la primera ocasión: un refrito, un fraude, algo que no tenía ningún sentido para ellos.

A pesar del carácter divergente de los primeros años del Impresionismo, es cierto que el Salón de Refusés trajo una luz sobre ellos. A fin de cuentas, antes de ser expuestos eran considerados como artistas incompletos, insuficientes e incompetentes. El espacio en la exposición de 1863 desdibujó esas líneas absurdas con las que la crítica los había limitado y, a partir de entonces, fueron, por lo menos, reconocidos: el tratamiento de la luz fue progresivamente más aceptado como una técnica por sí misma, y no tanto como un intento experimental fallido o el resultado de un realismo mal logrado.

La oleada de aceptación a esta nueva corriente trajo consigo sentimientos encontrados entre la bohemia; si bien podía entenderse como una desvirtualización del espíritu divergente, también le dio un carácter único al movimiento. Se comenzaron a definir de manera formal los principios y características del Impresionismo, y a moldear las bases que sostienen a las que hoy continúan como obras icónicas. La atención se centró, sin duda, en el nuevo tratamiento de la luz: uno que no representara la realidad como es, sino como aparece ante los ojos del artista.

Obras maestros impresionistas - la polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en parís 

A pesar de todo, Manet no estuvo de acuerdo, fue un artista que siempre quiso mantener su individualidad, sin ataduras que restringieran su capacidad creativa. Así fue como decidió desapegarse de “la dictadura de la luz”, como él la llamó, y seguir su camino estético: sin compromisos, sin restricciones técnicas ni estilísticas, y con el ímpetu innovador con el que presentó “Déjeuner sur l’Herbe ante los ojos conservadores de hombres que no pudieron ver más allá de lo contemporáneo.

Maestros impresionistas obras - la polémica protesta que logró que los impresionistas mostraran su trabajo en parís 

**

Si quieres convertirte en un experto de arte, entonces debes conocer la historia de la mujer que emergió del mar y se convirtió en la musa del Renacimiento; también, conoce al artista que plasmó la inocencia, la sutileza y la abstracción a través de sus pinturas.

Villano Antillano en concierto

Celebridades y artistas trans de enorme talento que debes conocer

El mundo del entretenimiento ha estado cambiando en los últimos años gracias al talento y arduo trabajo de estas celebridades y artistas trans que tienes que conocer.
Alejandro Vizzuett
Maia Kealoha

Ya tenemos protagonista para ‘Lilo y Stitch’ y no podemos con lo encantadora que se ve

¡Se ve sumamente tierna y no podemos con esta belleza!
Kate Nateras
Jennifer Lawrence embarazada

La carita del bebé de Jennifer Lawrence te hará suspirar de ternura

Por fin pudimos ver el rostro del bebé de Jennifer Lawrence, y se ve tan tierno que ya nos hizo morir de ternura.
Alejandro Vizzuett
hombre con traje y sonriendo

Pedro Pascal comiendo un sándwich se convirtió en nuestro meme favorito porque es adorable

Pedro Pascal fue bautizado como nuevo 'Papá de América' por su gran talento y carisma que tanto lo caracteriza
Nayeli Parraga
The Cure

La batalla sigue: The Cure canceló 7 mil entradas de revendedores para su concierto y donará el dinero

The Cure no piensa rendirse en su batalla contra Ticketmaster y los revendedores.
Kate Nateras
mujer con collarin

Salma Hayek sufrió accidente, pero todos se preocuparon más porque no traía maquillaje

Salma Hayek se lastimó mientras realizaba su buena acción del día, pero su salud quedó en segundo término
Nayeli Parraga