PUBLICIDAD

CINE

‘Thor: Love and Thunder’: Una aventura có(s)mica que demuestra que Marvel está perdido

Demasiados chistes, una parodia del icónico personaje y una historia sin sentido para el UCM; eso es ‘Thor: Love and Thunder.’

Como uno de los pocos vengadores originales que quedan en el MCU, Thor: Love and Thunder era una de las películas más esperadas de la Fase cuatro del Universo Cinematográfico de Marvel (si es que podemos llamarlo así todavía). La cuarta entrega de la saga del Dios del Trueno prometía mucho, no sólo porque nos da el regreso de Jane Foster como la Poderosa Thor, sino también por el impresionante reparto (me refiero a Christian Bale y Russell Crowe), la reaparición de los Guardians of the Galaxy, y lo más importante, el arco de Thor en las últimas películas de los Avengers.

Sin embargo, todas estas cosas que más nos entusiasmaban a los fans de Thor sobre esta película resultaron siendo simplemente mediocres. Sabemos que Taika Waititi es uno de los cineastas más divertidos e irreverentes del momento, y después de ver y amar Thor: Ragnarok, parecía que la película era un 10 garantizado. Lamentablemente, no fue así.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Parece que después del gran giro que dio Waititi con Ragnarok, los productores de Marvel le dieron carta blanca para hacer lo que quisiera y el resultado fue como dejar a un niño hacer el súper, es decir un gran cúmulo de sinsentidos. No me malinterpreten, me encantaron algunas de las premisas irreverentes y sin sentido de la película anterior, pero esta vez muchas cosas fueron simplemente ridículas (no y no hablo de las cabras; esas sí son bastante acertadas a la mitología nórdica). Lo siento, tal vez sea el momento de advertirles que se vienen spoilers.

La última vez que vimos a Thor, habíamos visto a un héroe que había perdido todo, incluso su confianza, tratando de averiguar quién es realmente. Más que desarrollar este interesante arco, la película parece hacer a Thor más tonto y más una parodia del dios que da un poco de pena ajena. Así, tras derrotar a Thanos, Thor decide unirse a los guardianes, o como él mismo sugiere a los Asgardianoss de la Galaxia tras demostrar ser el mejor crossover de Marvel. Estas interacciones que nos habían encantado en Avengers fueron altamente desperdiciadas en esta película con una aparición mínima de los guardianes con chistes no muy buenos. Después de esa enorme decepción uno espera que la película nos dé esa fantasía de Taika Waititi y lo hace en algunos momentos pero, de nuevo, lo lleva demasiado lejos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Como nos cuenta el tráiler, hay un villano llamado Gor, el Carnicero de los dioses, que, como su nombre indica, quiere deshacerse de todas las deidades. La premisa de este villano y de Christian Bale interpretándolo hizo que muchos creyéramos que sería uno de los grandes villanos del UCM, y aunque la actuación de Bale es extraordinaria como siempre, los motivos del villano junto a su final se sienten un poco fuera de lugar por no decir cursis.

Entonces, es comprensible que la película sea una historia de amor, pero, ¿por qué desperdiciar un personaje tan grande con un motivo muy interesante como erradicar a las deidades porque no son más que un grupo de vanidosos que no se preocupan por nada (o la decadencia de las religiones si lo vemos más allá), con un final ‘meh’ donde nuestros héroes logran convencerlo de hacer lo correcto? No tiene sentido.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y hablando de deidades y religión esto es lo más molesto. Como se ha mencionado, Marvel parece haber olvidado que ha creado un universo cinematográfico donde las historias están conectadas. Toda la escena en la ciudad de los dioses podría haber sido una gran oportunidad para enlazar historias anteriores de Marvel al menos con cameos que nos hicieran sentir que todo está conectado. Estamos hablando de dioses de todas las religiones; Marvel acaba de introducir una gran serie de deidades egipcias en Moon Knight, ¿por qué no colocarlas entre los muchos dioses de la escena o incluso explorar la narrativa del avatar aquí? ¿Por qué no añadir a algunos de los Eternals?

No sólo eso, digamos que Thor no sabe que Loki de 2012 sigue vivo porque este último está perdido en uno de los muchos universos abiertos por el Multiverso, pero ¿por qué no reconocer que el Multiverso es una realidad en el UCM? Es decir, conociendo a Thor como lo conocemos ahora, ¿no tendría sentido que intentara ver si hay otras versiones de su hermano por ahí? O, ¿qué pasa con el propósito del villano de llegar a la Eternidad para que se le conceda un gran deseo (cualquier cosa) siendo tan fácil de conseguir y que Thanos tenga que buscar todas las gemas cuando podría haber ido a Asgard y usar el Bifrost? No tiene sentido como historia que en teoría pertenece a un universo conectado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En definitiva, como vimos en Dr. Strange in the Multiverse of Madness, y en la mayoría de las películas y series de la Fase cuatro, parece que no hay comunicación entre los proyectos como tenían con las primeras decenas de películas y sólo están entregando historias con pequeños cameos para el ‘fanservice’ en lugar de crear una narrativa conectada que conduzca a algo mayor. Las escenas post-créditos de estas películas parecen insinuar que algo se conectará pero terminan ahí sin llevarnos a ningún lado.

En conclusión con Thor: Love and Thunder: sí a los chistes, no a la historia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Artículo publicado originalmente en Cultura Colectiva +

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD