5 estilos que harán que la decoración de tu casa refleje tu personalidad

5 estilos que harán que la decoración de tu casa refleje tu personalidad

Por: Homify MX -






Por Joelia Dávila




Para darle un toque sofisticado a tu departamento, nada como decidirte por un estilo de decoración y respetarlo en cada detalle y elemento ornamental, desde el color de las paredes hasta las luminarias de la estancia y el porta jabón del baño. Pero para darle un toque original, fresco y más cool, nada mejor que tomar lo más atractivo de cada estilo y crear uno propio, generar atmósferas eclécticas, completamente tuyas.

En esta ocasión te presentamos cinco estilos de decoración de los cuales puedes tomar algún detalle, una idea o todo un ambiente para darle forma a tu departamento. No importa si deseas combinar o implementar uno solo, tu casa mostrará tu personalidad a todos los que te visiten:



Estilo escandinavo


También conocido como nórdico, tiene sus orígenes en Noruega, Suecia y Dinamarca; debido al poco tiempo que dichos sitios cuentan con luz solar y para su máximo aprovechamiento, las grandes ventanas y muros de cristal son indispensables. Las tres premisas que lo guían son funcionalidad, sencillez y comodidad, aunque agregaría otra: alegría; este estilo se caracteriza por la paz que invade cada ambiente y la alegría que irradian sus colores, texturas y formas, que tienden a ser simples, geométricas y divertidas, sin perder de vista la comodidad.


Los colores son básicos: el blanco lo inunda todo, y sobre él los colores pastel y las tonalidades grises son ideales, pero no hay que olvidar pequeños destellos de colores vivos como naranja, azul y rojo vibrante. El uso de la madera es indispensable y debe ser en colores claros como abeto o pino para generar ambientes luminosos.


La idea de este estilo es romper con la formalidad por medio de texturas, ornamentación y muebles funcionales y atractivos, evitando la estridencia o los ambientes sobrecargados. La sustentabilidad es muy importante, por lo que en las piezas hechas por ti mismo no debe faltar la funcionalidad de las ventanas y tragaluces, el buen uso de materiales y el correcto aprovechamiento de cada espacio.



 

Estilo industrial


Nacido en la década de los 50 en Nueva York, gracias a jóvenes que decidieron alquilar viejos y abandonados almacenes y adecuarlos para vivienda, este interesante estilo tiene como premisa principal enaltecer la estructura de los edificios, mostrando sus materiales, instalaciones y espacio al desnudo.


Las grandes ventanas, de preferencia muy despegadas del piso, tienen la función de integrar y reflejar la luz natural en el interior. El área social y, de ser posible, todas las habitaciones, tienden a distribuirse en el mismo espacio, delimitando cada zona por medio del mobiliario pero compartiendo texturas y colores.


La ornamentación y muebles enaltecen la belleza arquitectónica del edificio, mostrándolo libre, amplio y desnudo. Los textiles crudos, los tabiques al natural, las tuberías hidrosanitarias, ductos de aire, cielos con vigas aparentes, madera rústica, cuero, acero oxidado y todo aquello que se muestre natural y funcional antes que delicado, forman parte de esta tendencia.


Estilo mediterráneo


Su nombre nos da una clara idea de sus orígenes y condicionantes: el mar Mediterráneo. Playa, sol, verano… Este estilo se desarrolla en los países cuyas costas se dirigen hacia este mar, siendo el clima un factor importantísimo para disfrutarlo al máximo. Los colores, los materiales y la frescura que evoca cada ambiente te ubican en una cálida playa mientras te pierdes en un horizonte.


Sus características son los colores neutros como beige, crema, blanco y marrones claros, haciendo resaltar destellos de azul marino, índigo o agua. Los materiales y las texturas utilizadas suelen ser naturales: telas de algodón, mantas y yutes bordados o grabados, madera rústica y mobiliario en os que se destaquen acabados patinados y pinturas aparentemente desgastadas.


El uso de la vegetación es muy importante, especies de plantas características de la costa son indispensables, pero si el clima de tu ciudad no se presta para ello, puedes incluir vegetación endémica de la región, lo importante es integrar vida y frescura. Además, mezclar materiales y texturas e incluir elementos artesanales o hechos por ti mismo es básico.


 

Estilo minimalista


Basado en la frase de Ludwig Mies van der Rohe “menos es más”, el minimalismo tiende a exaltar el todo de una manera funcional y sencilla: cada elemento conforma un ambiente en conjunto con los demás, creando la unidad neutral y pura del espacio. Los colores contundentes como el negro y el blanco suelen dominar este estilo, la calidad y presencia de los materiales tiende a ser refinada y delicada, evitando en lo posible recargarse de ornamentación.


El cemento pulido, el acero, las superficies lustrosas como melaninas, maderas pulidas y el vidrio son elementos que no deben faltar. Las formas geométricas, sin orlas ni acabados rebuscados, son parte del mobiliario, y las estructuras constructivas son en sí mismas la única decoración necesaria.


Aprovechar el espacio y mantenerlo ordenado, luminoso, libre y diáfano es fundamental para presumir un interior minimalista. La perfección de lo preciso nos vuelve más prácticos y nos enseña a disfrutar de cada pequeño detalle en un mundo de caos y exceso.


Estilo campirano


Su principal característica es la calidez y los ambientes acogedores y familiares generados gracias a la perfecta combinación de los materiales precisos: maderas, piedras, baldosas y tejas de barro; telas naturales, bordados, tejidos coloridos y mucha vegetación. La idea es hacer de tu departamento un pedacito de campo en la ciudad; por ello el uso de muebles rústicos, marqueterías de madera oscura, mesas de madera gruesa y macetas de barro rojo son ideales.


En las casas de estilo campirano, rural o rústico, la cocina es el lugar más importante, y la decoración por medio de azulejos coloridos puede exaltar su belleza. La ornamentación con canastillas de mimbre y organizadores de madera rescatada en acabado rústico pueden llevarse perfectamente con el ambiente que quieres crear.


Los colores cálidos con toques de intensidad no deben faltar, así como tampoco algún detalle de la vieja cocina de la abuela o de alguna casa de rancho, como un fogón de leña, una cafetera de hierro o cojines con bordados vernáculos y regionales.


Decidas lo que decidas, asegúrate de sentirte en paz, alegre y satisfecho al llegar a tu departamento, recuerda que es el sitio al que desearás llegar después de una larga jornada, donde podrás relajarte con un buen libro o pasar el tiempo con las personas que más quieres.



Hay muchos detalles que puedes ocupar y combinar, pero a veces lo que queremos darle una vista más amplia a nuestros espacios, así que te compartiremos 7 trucos para que tu habitación luzca más grande.


No olvides visitar el sitio de Homify Mx para tener más consejos para decorar tu hogar. 




Referencias: