10 consejos para dejar de ser una víctima permanente de las malas relaciones
Estilo de vida

10 consejos para dejar de ser una víctima permanente de las malas relaciones

Avatar of Juana Flores

Por: Juana Flores

12 de diciembre, 2016

Estilo de vida 10 consejos para dejar de ser una víctima permanente de las malas relaciones
Avatar of Juana Flores

Por: Juana Flores

12 de diciembre, 2016




Si eres una de esas personas que siente que la vida sólo le ha dado a su banda sonora canciones de amor trágico y dolido, las siguientes notas podrían ayudarte a cambiar la melodía y también la letra:

Todo lo que aprendimos sobre el amor lo obtuvimos en los primeros años de nuestra vida. Un estudio basado en la neurociencia dice que nuestros primeros cinco años son clave en las relaciones humanas, pues en esa etapa tuvimos nuestro desarrollo cerebral más intenso: se forjaron nuestras habilidades físicas, sociales, afectivas, incluso se plantó la semilla de posibles enfermedades mentales.


poemas de desamor

Esto quiere decir, por ejemplo, que si en nuestra primera infancia vimos que la relación de nuestros padres o cuidadores se fundaba en la violencia, en el abandono o en el engaño, creemos automáticamente que el amor es eso: violencia, abandono, engaño. No importa que no hayamos sido conscientes de ello o no lo recordemos; nuestro cerebro estaba en su mejor momento para recibir toda la información que le llegara de afuera.

Aun así podemos hacer un sencillo ejercicio: empezar a observar a nuestros progenitores en la actualidad y buscar las huellas de esa enseñanza. Qué cosas se dicen, cómo se tratan, cómo se miran. Lo mismo aplica si fuimos educados sin un padre o sin una madre. Qué dicen ellos del amor, de los afectos o bien del mundo en general. O bien, qué nos dijeron de nosotros mismos: si éramos o no valiosos, si merecíamos o no su amor.

Es posible que existan muchos casos que, al pensar detenidamente en sus primer años, comiencen a escuchar o recordar frases como: “todos los hombres son iguales”, “todas las mujeres son unas traidoras”, “venimos al mundo a sufrir”, “naciste por error”,  “tuve que abandonar mis sueños para criarte” o “no sirves para nada”, y al crecer escuchando frases como esa, durante y después de la niñez, crea que el amor es una maldición y que, además, no lo merece.


desamor


La consecuencia de esto es sencilla: si aprendí que el amor es sufrimiento o que no merezco ser amado, me las voy a arreglar para corroborar esa versión. Esto supone desarrollar un olfato muy fino que me permite enamorarme de hombres que me abandonan, de mujeres infieles, de machos golpeadores, de histéricas en el sentido freudiano (ambiguas, con un eterno doble juego) y una larga lista de candidatos que van a confirmar una y otra vez que el terreno amoroso es para sembrar dolor.

Y ahora lo importante, ¿cómo deshago esa red neuronal de emociones nefastas asociadas al amor de pareja? Sabemos que una emoción de este tipo implica casi todos los factores humanos y es tan difícil de comprender que preferimos alejarnos de ella, pero no existen nada pero que dejar que el miedo nos consuma, por lo que es importante trabajar en ti y descubrir que el amor tiene una manera sana y feliz de ser experimentado; por esta razón te presentamos 10 puntos que debes tener siempre presentes para lograr tener el amor que te mereces:

  1. Toma conciencia de que lo que piensas del amor es algo que aprendiste y no una realidad que aplica a todo y a todos.
la vanidad de cumplir 16

No es verdad que todos los hombres o las mujeres son una bosta para el amor, pero sí es cierto que tú mismo/a te las arreglas para agendarte pastelitos.


2.  “Los otros son nuestro espejo”

desamor-slide

A nuestra vida llega la gente afín a nuestros propios modos de ser. Si tengo completamente arraigada la idea de que soy una “víctima de”, entonces adivinan quiénes llegarán una y otra vez a tu vida: pues los victimarios. La dupla de víctima-victimario es infalible, funciona perfecto. Es amor a primera vista.


3. Haz una revisión de tu historia familiar

Desamor

Esto no para buscar culpables sino para entender cuáles fueron los mensajes que nos transmitieron y de qué manera hacemos eco de esos mensajes en nuestra vida. Es importante que esta historia familiar no sólo abarque a nuestros padres sino en lo posible a nuestros abuelos y bisabuelos. Te sorprenderías al hacer un mapa familiar, lo mucho que vas a tener en común con gente de tu árbol genealógico que ni siquiera conociste.


4. Deja de sentirte una víctima 

poemas de desamor

Deja de culpar a los otros sobre lo que le ha ocurrido a tu vida amorosa. Eso significa hacerse responsable, revertir el análisis de los defectos de las otras personas y hacerse la pregunta ¿por qué me enamoro una y otra vez de parejas que me hacen sufrir o me maltratan? Si esto ocurre una y otra vez, ¿no será que eres tú quien debe comenzar a cambiar?

5. Entender que esto no se trata de decir que “yo tengo la culpa de mis desgracias”

amor-desamor

Este punto es importante, pues debes ser consciente de que eres responsable de lo que te pasa y saber qué parte de ti está contribuyendo a eso. ¿Cuánto he trabajado  mi autoestima? ¿Cuánto estoy dispuesto a tolerar sólo para que el otro me tire cada tanto unas migajas de cariño? ¿Estoy dispuesto a reconocer los mensajes nefastos que me transmitió la tradición familiar acerca de lo que debía ser el amor?


6.  ¿Sabías que las emociones pueden volverse adictivas, incluso las emociones negativas?

desamor

Resulta que las emociones producen ciertos químicos y que si desde nuestros primeros años de vida hemos pasado todo el tiempo por esas emociones, probablemente nos hemos vuelto adictos. Y como sabes, un adicto hará de todo para volver a sentir su droga. Esto quiere decir que si cuando pequeñas/os experimentamos una y otra vez las emociones de la tristeza o de la violencia o del abandono, buscaremos inconscientemente situaciones que nos puedan proporcionar esa emoción, en este caso, parejas que nos ayuden a producir el químico asociado a nuestra adicción.


7. Nuestra adicción a las emociones negativas puede ser corregida

poemas de desamor

¿Cómo? Creando nuevos caminos neuronales. Cambiando a diario y conscientemente un pensamiento negro por uno de bienestar. Imaginando -cada vez que nos sea posible-, amores generosos y calmos; corrigiendo la información recibida: no todos los hombres son iguales, sólo los que yo encontré hasta hoy;no todas las mujeres son iguales, sólo aquellas de las que yo me enamoré. Esforzarnos para que nuestros neurotransmisores porten más seguido emociones de calma y de bienestar.


8. Si tu mente deja de rumiar -poco a poco y para siempre- la idea de que el amor es nefasto, puedes estar segura/o de que el amor te mostrará más variantes.

malas relaciones

Hombres y mujeres que sí saben amar y respetar, que saben del amor incondicional y de la pareja como un espacio para crecer juntos; una escuela para aprender de los propios defectos más que el de los otros. Un camino de evolución personal que se hace en compañía, sin pedir ni exigir que el otro sea nuestra respuesta, quien llene nuestros vacíos afectivos o sane las heridas provenientes de nuestras infancias dolidas.


9.  Dice el psiquiatra Carl Jung que lo que no nos gusta de los otros es la expresión de nuestra sombra.

malas relaciones

Lo que criticas rabiosamente de los demás es algo que, probablemente, desees cambiar de ti mismo. Lo que odias de los hombres o de las mujeres quizás sea también la sombra que habita en ti. O bien, corresponde con lo que en realidad odiabas de tu propio padre o de tu propia madre.


10. Recuérdate todos los días que, para bien o para mal, todas las situaciones en las que estamos, las has elegido

La vida pesa como dos costales con piedras que joden la espalda.

¿Por qué nos quedamos en aquello que nos hace mal? Porque así lo aprendimos. O como ya dijimos, porque nos hemos vuelto adictos. ¿Cómo nos salimos de ahí? Cambiando, siendo conscientes de lo aprendido en nuestras experiencias de origen (familia), aprendiendo de nuevo todo lo que sea necesario, formateando nuestro cerebro con nueva información. Esto no ocurrirá de la noche a la mañana, porque desde el momento en el que tomamos conciencia de la responsabilidad que tenemos con nuestro destino, sabemos que existe un largo camino por  desmalezar. Un camino que, sin duda, vale la pena hacer. 


***

A veces creemos que los días difíciles jamás se irán de nuestra vida, pero debemos entender que este viaje está compuesto de ciclos, además de breves instantes que nos llenan de felicidad, amor, tristeza y decepción, por eso te recomendamos esta guía de meditación para principales con la que conseguirás un equilibrio más saludable. 


Referencias: