El hechizo vudú de los zombis

El hechizo vudú de los zombis

Por: Rafael Perez -

Cuando escuchamos la palabra zombi inmediatamente vienen a la memoria aquellos seres torpes de películas de terror cuya falta de intelecto la compensan con una ferocidad implacable. "Muertos vivientes" que se han ganado un lugar dentro del imaginario popular impulsado por el cine y la televisión, y cuya presencia ha dado lugar a todo un subgénero dentro del séptimo arte y las novelas gráficas. Pero, en realidad, la suposición de su existencia no es obra de guionistas de cine, y su presencia se puede remontar varios siglos atrás producto de antiguas ciencias ocultas. Por otro lado, se cree que la imagen del zombi tiene connotaciones sociales derivadas de la esclavitud que imperaba en Haití, cuando esta figura comenzó a conocerse (esta es sólo una de las historias).

zombis2

Muy lejos de la explicación  que películas y series de televisión han popularizado para justificar su creación, generalmente relacionadas a pandemias biológicas, en Haití se cree que los zombis son creados mediante un hechizo que se deriva del culto vudú, aunque no mantengan una relación directa ambas partes. Y es que el culto vudú tiene un alto impacto en la cultura del país, que se considera un fenómeno sociológico y religioso ancestral.

La tradición en Haití, respecto a este tema, asegura que los hechiceros del rito vudú cuentan con poderes que les otorgan la posibilidad de revivir a los muertos para convertirlos en esclavos completamente sometidos a la voluntad del hechicero.

haiti

El hechicero elige al que será su victima cuando ésta aún se encuentra con vida y le hace una visita durante la noche, montando un caballo a contrapelo. Cuando llega al domicilio, aspira el alma de su victima a través de alguna puerta o ventana y la guarda en un tarro preparado para tal fin. El ritual indica que una vez hecho esto, la persona elegida se sumerge en una especie de sopor que le conduce a la muerte. Cuando la víctima ha sido enterrada, el hechicero se dirige al cementerio e invoca al Barón-Samedi, señor de los muertos, ya que es necesario su consentimiento para tomar control sobre el cuerpo de uno de sus súbditos. Cuando el consentimiento ha sido otorgado, el hechicero pronuncia “duerme apaciblemente, Barón-Samedi”. Inmediatamente se dirige a la tumba de su victima y pronuncia la orden: A mí los muertos de las tumbas.

zombis3

Una vez que el cuerpo ha sido desenterrado, el hechicero lo traslada hasta el sitio en que se llevará a cabo la transformación, no sin antes haber pasado el cadáver frente al que en vida fuera su hogar, esto con el fin de que, al momento de despertar de su letargo, sea incapaz de reconocer cualquier detalle de cuando estaba vivo, incluyendo a sus familiares.

zombis

Cuando por fin el hechicero llega al lugar destinado para la transformación, destapa el recipiente en el que ha guardado el alma del difunto y la coloca debajo de la nariz del muerto para que el espíritu de éste vuelva a entrar en el cuerpo. A partir de este momento el hechicero realiza una serie de conjuros para reanimar al muerto y en cuanto éste da una leve señal de vida, le hace beber una pócima con la que queda anulada para siempre su antigua personalidad. Completado todo el ritual, el hechicero se convierte en el amo absoluto del muerto viviente, un ser carente de toda inteligencia y raciocinio quien, en adelante, obedecerá servilmente las ordenes de su amo sin la más mínima objeción.

zombi haiti

Referencias: