PUBLICIDAD

HISTORIA

Roland Doe: el niño que vivió la verdadera historia de "El Exorcista"

En este artículo te compartimos la verdadera historia de Roland Doe, el niño que vivió la trama de la película "El Exorcista".

El exorcista (1973) es catalogada como una de las películas más terroríficas de todos los tiempos, su historia ha logrado trascender el tiempo gracias a la maravillosa producción atemporal, pero sobre todo a una trama muy cerca a la realidad, aunque es mucho peor cuando el espectador es consciente de que se trata de una adaptación de un hecho real.

Roland Doe

Se dice que el desafortunado niño se llamaba Roland Doe, sin embargo este es un seudónimo para proteger la identidad de la familia quien a finales de la década de 1940 vivió uno de los episodios más macabros por los que puede atravesar una familia. Sucedió en Cottage City, Maryland, una pequeña comunidad cerca del río Anacostia, aquí vivía la familia compuesta únicamente por padres y un hijo único. Los compañeros de escuela de Roland lo describían como un niño tranquilo y retraído, nada sociable ni popular, no le gustaban los deportes, prefería el estudio en las aulas y la compañía de su tía Harriet, fanática del espiritismo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Astrolabio

La ouija

Un día la tía le obsequio a Roland un tablero de ouija, el niño se entusiasmó y a pesar de que su tía le compartió las instrucciones, muchos creen que en alguna sesión de “juego” Roland pudo invitar sin querer a seres o entidades malignas a su propia casa, o peor aún, a su propio cuerpo. Sin embargo, no ocurrió nada extraño a partir de este obsequio hasta que la tía Harriet murió en 1949. Después de su muerte, la familia comenzó a notar sucesos extraños en la casa. Los muebles comenzaron a moverse por sí solos, los objetos levitaban o volaban por la habitación y ruidos extraños en la casa mantenían a la familia nerviosa. Otra teoría apunta a que Ronald, desesperado por contactar con el espíritu de su tía, usó la ouija para contactarla y fue timado por poderosos demonios.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A medida que continuaron los disturbios, también empeoraron. Comenzó con algunos arañazos en las paredes, luego se escucharon golpes y pisadas. Después, un retrato de Jesucristo colgado comenzó a moverse y golpearse contra la pared, por las noches la cama de Roland también se azotaba contra el suelo. Todo esto sucedía cuando Roland, que tenía 14 años en ese momento, estaba cerca. Incluso se dijo que los sucesos siguieron al niño a la escuela frente a muchos testigos.

Foto: NY Daily NewsSus padres lo hicieron evaluar durante varios días en el Hospital de la Universidad de Georgetown, donde los médicos lo dieron de alta con un certificado de buena salud. La familia buscó orientación con psicólogos y religiosos, así que contactaron con un pastor luterano de nombre Luther Miles Schulze, quien curiosamente estaba interesado en la parapsicología. Schulze corroboró las afirmaciones de una actividad inusual que estaba experimentando la familia y les dijo a los padres que deberían consultar con un sacerdote católico que estuviera familiarizado con el exorcismo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los exorcismos

El niño iba empeorando, mostraba aversión a los objetos religiosos y hablaba con una voz gutural, muy diferente a la suya. Fue "tratado" por más de un sacerdote y en diferentes lugares. Uno de los casos más famosos fue el intento de exorcismo de Edward Hughes, quien realizó el exorcismo en el Hospital de la Universidad de Georgetown. Ronald orinó por toda su cama y comenzó a gritar y maldecir a los sacerdotes, el exorcismo nunca se completó, ya que el niño pudo escapar de las ataduras y lastimar al sacerdote.

La familia se puso en contacto con un sacerdote católico que también era profesor en la Universidad de St. Louis, Raymond J. Bishop. Siendo el académico que era, Bishop mantuvo un registro diario de los eventos que ocurrieron mientras trabajaba con Roland, preparándose para el segundo exorcismo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Vogue México

Para el segundo y último intento, el niño estaba atado a una cama para evitar lesiones a sí mismo y a los demás, pero los preparativos no fueron suficientes para mantener al niño calmado durante el ritual, quien presentaba severos episodios de violencia e ira. Esto sucedió el lunes de Pascua de 1949 en una habitación apartada del hospital. Durante el exorcismo, comenzaron a aparecer palabras, marcas y rostros demoniacos en el cuerpo del niño quien también hablaba en latín, a pesar de desconocer por completo el idioma. Los sacerdotes asistentes pidieron a San Miguel que expulsara a Satanás del cuerpo de Roland. Le gritaron a Satanás, diciendo que San Miguel pelearía con él por el alma de Roland. Minutos después, Roland salió de su trance y simplemente dijo: "Se ha ido". La sala donde tuvo lugar el exorcismo fue sellada para evitar el acceso. En 1978 el hospital fue demolido.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La película 

Este caso fue tratado en un artículo de primera plana en el Washington Post, el cual llamó la atención de un joven llamado William Blatty, entonces estudiante de la Universidad de Georgetown, que en 1971 publicaría una exitosa novela y su adaptación al cine: El exorcista.

La película se tomó muchas libertades con su material original, convirtiendo a la adolescente en una niña de 12 años llamada Regan y no en un niño llamado Roland. La historia de la película también se desarrolla completamente en Washington, D.C. y el área de Georgetown, lo cual es algo real desde que Ronald estuvo hospitalizado durante una semana en Georgetown a fines de febrero de 1949.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Medium

El engaño

Muchos investigadores han llegado a la conclusión de que todo el asunto fue un elaborado engaño y han señalado varias inconsistencias lógicas e históricas en la versión "oficial" de los hechos. Se tiene la sospecha de que Roland Doe era simplemente un niño profundamente perturbado que buscaba asustar a su madre y engañar a los niños del vecindario. Otros analistas de este caso creen que el joven probablemente sufrió un problema de salud mental como la esquizofrenia o el síndrome de Tourette que no se entendía en la década de 1940.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La vida de Roland Doe después del exorcismo

Según los informes, el niño pudo retomar sin ningún problema su vida normal. El escritor Thomas B. Allen, quien también abordó el caso,  intentó proteger la verdadera identidad del niño dándole los alias Robbie Mannheim o Roland Doe. La familia no experimentó ningún problema adicional y regresaron a casa para reanudar sus vidas.

Roland creció para vivir una vida feliz, una carrera exitosa en el gobierno de los Estados Unidos, se casó y tuvo hijos. Llamó a su primer hijo Michael en honor al santo que se cree que le salvó el alma. Cincuenta años después del exorcismo, Roland nunca habló públicamente sobre el caso, pero contaba a sus cercanos que no podía recordar la posesión y que no tenía idea de lo que sintió o vivió. Si Roland todavía está vivo en el 2020, debe de tener 80 años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Exorcist RepositoryLos expertos creen que el verdadero nombre de Roland Doe es Ronald Hunkeler, pero no hay ningún documento o persona que lo pueda corroborar.

Si bien es posible que nunca sepamos los hechos completos de la supuesta posesión y exorcismo de Roland Doe, la experiencia probablemente dejaría una cicatriz en la vida de cualquiera, pero parece que junto con el exorcismo del demonio, los recuerdos traumáticos también fueron borrados.

También te puede interesar:

La bruja prehispánica que aterrorizó a los aztecas y aparece como bolas de fuego en la noche

¿Por qué se dice que las lechuzas son brujas y anuncian calamidades?

Jesús Malverde, el “Robin Hood mexicano” que se volvió el santo de los narcos

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD