Esta no es una carta que habla de amor
Letras

Esta no es una carta que habla de amor

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

2 de agosto, 2017

Letras Esta no es una carta que habla de amor
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

2 de agosto, 2017


Texto de Daniela Bozo


Esto no es una carta, ni una historia, ni una crónica. No habla de amor, no es una cursilería, ni siquiera te voy a hablar con romanticismo. Sólo me vino a la mente la idea de que tal vez no me he expresado lo suficiente, o quizá sí lo he hecho pero no de la manera correcta, quizá sin siquiera decir nada me entendiste, quizá no.


Me vino a la mente un recuerdo, una memoria. A veces me cuesta mucho acordarme de las cosas que me pasan, creo que no presto mucha atención, ni me parecen sorprendentes los sucesos que pueden ocurrir en mi vida. Por eso, a veces no recuerdo lo que hacemos, cuándo nos encontramos, cuándo nos separamos. Pero esta vez tengo en la mente un recuerdo específico, y hoy que vuelves a ser mi inspiración, te lo contaré. Tengo un recuerdo de un yo temeroso al cambio, escudándose en la idea de complementarse con algo que no existe, preocupada por lo que el ayer pueda significar para el mañana, tratando de dejar sonrisas en caras que quiero pero que no importan mucho. Un yo con miedo a volar más alto, porque tenía miedo a que sus alas fueran arrancadas en medio de un viaje y no tener paracaídas.


Esta no es una carta que habla de amor 1


En mi recuerdo estás tú, pero a veces se me olvida. Porque no hablas a menos que lo que tengas para decir me ayude a sentir mejor. Por eso no recuerdo, no tengo idea de qué pasó o qué me dijiste, pero lloré y lloré. Creo que fue la primera vez que me viste llorar y no podía creer que lo estuviera haciendo frente a ti. Las palabras no salían de mi boca, y sé que, probablemente, no me expliqué, pero sólo sonreías. ¿Sonreías porque entendías lo que decía? ¿Por qué nunca habíamos hablado así? Eso nunca lo sabré, ni lo sabrás tú tampoco. Eso sólo lo saben ellos, esos que estaban ahí.


Yo sólo puedo recordar que te entendí mucho más y que mi vida en ese entonces era muy diferente a lo que es ahora. Ahora sé que puedo llorar contigo en silencio y, aun así, sentir tu cariño, porque sin intentarlo de más entiendes lo que digo y lo que siento. Ahora puedo llamarte y ponerte al tanto de alguna experiencia increíble de mi vida de la que tengas conocimiento, o sólo contarte experiencias nuevas que ocurran en mi camino, sin necesidad de que sigas el mismo recorrido. Ahora puedo abrazarte sin que sea extraño, porque aunque no me gustan los abrazos, me gusta el calor que le dan a mi cuerpo, el calor que sientes cuando compartes tantas cosas con alguien.


A veces me cuesta mucho acordarme de las cosas que me pasan, pero si hay algo que guardo en mis memorias son las sensaciones. No recuerdo cuándo comencé a compartir tanto contigo, pero sí recuerdo cómo me sentí y cómo te sentí a ti, sólo no me tomo el atrevimiento de explicarlo.


Esta no es una carta que habla de amor 2


Lo bonito de todo esto es llevarse siempre un aprendizaje, porque en la vida o decides encontrar tus alas y volar, o las escondes tras el paracaídas y, en vez de planear por los cielos, te dejas caer poco a poco hasta la Tierra. Gracias por ayudarme a encontrar mis alas, porque gracias a ellas he podido explorar muchos cielos que ya conocía pero no recordaba.


Aunque no te gusta que sea tan despistada, de ser así, ¿te cuento algo genial? Te llevas muchas sorpresas y, aunque no todas vienen con júbilo, siempre vienen con una experiencia. Me has sorprendido al toparte en mi camino, volar a mi lado y confiarme distintas de tus aventuras en otros cielos, enseñarme que volar no tiene que ser siempre en línea recta y lineal, debes esquivar las nubes negras y, para hacerlo, es probable que tengas que bajar el vuelo, pero todo eso es parte de volar. Me sorprendiste y tú sabes lo mucho que me gusta ser sorprendida.


**


A veces creemos que la vida nos ha abandonado; sin embargo, al encontrarnos más solos es cuando es posible hallar a esa persona que nos cambiará la vida.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a India Earl.



Referencias: