Adulto

Retratos subjetivos desde las entrañas sociales

Adulto Retratos subjetivos desde las entrañas sociales


Francesa de pies a cabeza, delgada y con cigarro en mano, Louise Monlaü llegó a México para experimentar la cultura del país en su obra. Sus fotos, además de ser completamente estéticas, capturan el alma de una persona a través de un movimiento específico, en un lugar familiarizado para el modelo que no posa, que fluye en su cotidianeidad. Detrás del lente, captura segundos de esa vida para revelar un retrato con profundidad, con las ganas de estar aquí o de no estar, con la actitud frente al resto de seres inquietos con los que comparte un espacio, una ciudad.

Louise Monlaü

A los quince años caminas por el mundo bajo la denominación de “puberto” y la naturaleza entera va contra ti. Es entonces cuando descubres vías de escape en la música, el alcohol o en algún deporte que sigues ejerciendo. Justo a los quince años, Louise Monlaü se mudó a casa de su papá, un fotógrafo con quien encontró la fuga de la realidad en una cámara. De niña había visto el cuarto oscuro como una caja mágica en la que su papá pasaba las horas y salía con sus creaciones. Ahora la magia la alcanzaba a ella.

retratos subjetivos

A sus 26 años, cuatro viajes  son los que han marcado su trayectoria. El regalo de sus 19: una cámara (¡por fin propia!) y un viaje a África de mochilazo. Con mensajes de un microcelular comprado con número africano, Louise preguntaba a sus papá dudas sobre el ISO, sobre la apertura y él, emocionado de compartir su pasión, contestaba SMS enormes.

Fotografías de Louise Monlaü

Después de una carrera de Ciencias Políticas y cero interés en continuar por ese camino, se fue con su cámara dos meses a Nueva York, donde los temas la elegían a ella: su primer retrato de alguien empapada de burlesque y entrañas de Halloween.

retratos subjetivos

retratos subjetivos

Luego vino la experiencia de Túnez, fotorreportaje en un programa con otros cuatro europeos de diferentes nacionalidades. Y trascendental, el viaje con su papá a Brasil en la Copa Mundial. Padre e hija documentaron el frenesí pero no desde el punto de vista deportivo, sino desde la perspectiva social, el comportamiento del pueblo en un evento de esta magnitud. ¿Hasta dónde llegaron con sus aparatos? Hasta presenciar escenas de vudú.

Monlaü se sumerge en la vida de las personas a las que retrata. Cuatro días en el mismo cuarto de hotel, acompañarlo en el trabajo (sea de noche o de día), meterse al mismo vestidor. Los lazos que crea dan paso a fotografías subjetivas, no es alguien que mira desde lejos al modelo elegido en la calle: es una mirada cercana.

retratos subjetivos

Ya notaremos después la huella que México dejará en sus obras, qué temas la elijen y  qué individuos la sorprenden. 

Para conocer más de su trabajo, puedes visitar su página oficial.


Referencias: