Arte

Mariana Castillo Deball expone en el Hamburger Bahnhof de Berlín

Arte Mariana Castillo Deball expone en el Hamburger Bahnhof de Berlín


Constantinopla, 1888. Lugar y año en el que Osman Hamdi Bey finalizó la pintura que muestra a un vendedor de tapetes en las calles de lo que actualmente es Turquía. La imagen, llena de vigor narrativo, nos atrapa. Detrás de cada obra de arte se ocultan diversos misterios: el de su creación, el de su significado y el de la historia del objeto. La pintura El vendedor de tapetes de Osman Hamdi Bey es la encargada de abrir la exposición titulada Parergon, de Mariana Castillo Deball. Un total de 22 paradas, señaladas numéricamente, conforman el recorrido. La piezas expuestas pertenecen a diversos periodos históricos, regiones geográficas y corrientes artísticas, pero comparten una íntima —y en algunos casos perversa— conexión con Berlín.

????????????? "La muerte del poeta pobre".

 Mariana Castillo Deball recibió el “Preis der Nationalgalerie para jóvenes creadores” que otorga la asociación de museos alemanes. Dicha distinción le dio la oportunidad de exhibir su trabajo en uno de los museos más importantes de Alemania, el Hamburger Bahnhof de Berlín, espacio dedicado al arte contemporáneo. El recinto es mundialmente conocido por ser el hogar de la colección Erich Marx, que muestra trabajos de artistas de la talla de Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Cy Twombly, Joseph Beuys y Robert Rauschenberg.

mariana 3

 En palabras de la propia artista: “Parergon es una palabra griega que quiere decir‚ lo que está alrededor de la obra, que puede ser el ornamento, el marco, (su historia de relaciones, su trayecto por el tiempo) sus cambios de destino y de significado”. Derridá señalaba, respecto al mismo término, que los ornamentos no se ocupan de la belleza, sino que simplemente cumplen con la función de señalar los límites de la obra.

 En  Parergon, las obras se convierten en los personajes de un relato que se va completando capa sobre capa; como la instalación que se muestra en la parte final del recorrido, en donde un conjunto de antiguas mesas apiladas forman una estructura piramidal. Destaca una nota escrita en alemán: “bleibt”, que significa “se queda”.

  mariana

Las piezas del rompecabezas:

 En el centro de la enorme sala observamos una silla de ruedas que mira en dirección de un tablón con recortes de periódicos. La silla (null Poblemo, Deball, 2014) esconde varios misterios, varios significados. Si recurrimos a la audioguía podemos encontrar una explicación. El texto, escrito por Enrique Vila-Matas, crea una asociación entre la silla de ruedas y el personaje de James Stewart en Rear Window (1954, Alfred Hitchkock), pero la verdadera historia de la silla y los motivos por los que se encuentra en la exposición nos llevan, en un juego detectivesco, hasta la pintura El poeta pobre de Carl Spitzweg, uno de los cuadros más robados en la historia. La última vez, en 1989, fue robado por un aficionado al arte que utilizó una silla de ruedas para perpetrar el crimen. En el periódico que acompaña la exposición —y en la audioguía— podemos encontrar la confesión del ladrón, en donde narra paso a paso la planeación y ejecución del robo.

mariana

 Sobre enormes telas blancas que se despliegan desde la parte más alta del museo, podemos ver los trazos que muestran una reconstrucción de la fachada de Mushatta, obra maestra de la arquitectura construida durante en Califato Omeya en lo que hoy es Ammán, capital de Jordania. La fachada de Mushatta se encuentra en el Museo Pérgamon, uno de los sitios más emblemáticos de Berlín, que, entre otras reliquias, alberga la monumental Puerta de Istar, antigua muralla de Babilonia. 

mariana 2

 Seguimos avanzando por las salas del Hamburger Bahnhof  y nos encontrarnos con una de las piezas más importantes de la exhibición, se trata de la escultura La muchacha de pie, del artista alemán Otto Baum, la cual permaneció perdida durante varias décadas. La escultura formó parte de la Exposición de Arte Degenerado organizada por el Partido Nazi con la finalidad de excluir y desacreditar a los artistas que no estaban de acuerdo con el Nacional Socialismo.

 La muchacha de pie permaneció enterrada hasta 2010, cuando fue encontrada con otras esculturas que formaron parte de la misma exposición. El deterioro de la escultura nos invita a reflexionar sobre el paso del tiempo y la transformaciones que sufren los objetos.

 La exposición permanecerá hasta el 1 de marzo de 2015.

 ***

Más información en: http://www.castillodeballinberlin.de/


Referencias: