Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México
Diseño

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México

Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

6 de julio, 2017

Diseño Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México
Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

6 de julio, 2017


100 mil personas rugieron al unísono cuando el primer balón de futbol se pateó sobre el pasto del estadio más importante para los mexicanos.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 1

Tú, yo, personas de la tercera edad, extranjeros, millennials, amantes y odiosos del deporte, la última generación y los más poderosos; todos saben qué es el Estadio Azteca. Lo que pocos conocen es que este coloso de éxito mundial y fama inacabable no se inauguró con el pie derecho. De hecho, detrás de esa historia de éxito arquitectónico y pasión pambolera existe una desastrosa anécdota que, por unos instantes, pintó al mítico recinto como un rotundo fracaso.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 2

Además de la inmensidad de su construcción, la obra que Emilio Azcárraga Milmo decidió construir para albergar a un número de espectadores nunca antes pensado también resultó un reto casi imposible para Luis Martínez del Campo. El arquitecto a penas tenía 26 años cuando se incorporó al despacho de Pedro Ramírez Velazquez, un ícono de la arquitectura mexicana. Mientras su grupo de trabajo se repartió otros proyectos como el Museo Nacional de Antropología, Del Campo fue elegido como el responsable de la obra más aclamada por los mexicanos.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 3

Con el objetivo de albergar el Mundial en 1970, en un espacio que permitiera la entrada a todos los espectadores que lo desearan, la edificación del "Coloso de Santa Ursula" comenzó. La primera piedra la colocó, de manera simbólica, el presidente Adolfo Lopez Materos en el 62. El primer paso fue desalojar el espacio necesario, para lo cual se tuvieron que volar 180 mil toneladas de roca con dinamita. Después de sumar 7 millones de horas de trabajo, involucrar 800 operadores, 34 ingenieros, 15 técnicos, 10 arquitectos y muchas esperanzas en el nuevo hogar de la mayor pasión del país, el Estadio Azteca se terminó de construir 4 años más tarde.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 4

A pesar del reto arquitectónico que significó crear este lugar, el proceso de construcción no fue lo más complicado. Para Luis Martinez haberse encontrado en medio del terreno una muralla de 12 metros de altura de roca basáltica –resultado de la erupción del volcán Xitle– no fue lo más complicado. El verdadero desastre llegó cuando al inaugurar el Estadio Azteca, el 26 de mayo de 1966, el líder de esta obra se quedó varado en Madrid y no pudo llegar, por lo que Javier Ramírez Campuzano –hijo de Pedro Ramírez Velazquez– tuvo que representarlo.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 5

En ese entonces la venta de cerveza estaba prohibida y los refrescos se habían agotado debido a la cantidad de gente que asistió a la inauguración. Además, el presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien iba a hacer oficial la apertura del Estadio, llegó con más de una hora de retraso.

«La rechifla de las tribunas cuando entramos a la cancha fue terrible, impresionante, fue un momento difícil. Triste».

Así fue como Martínez del Campo describió esos minutos de desastre en el Coloso de Santa Úrsula. Sin embargo, cuando la última estrofa del Himno Nacional se tocó, el balón ya se encontraba en el centro del campo y justo cuando la patada inaugural retumbó en medio de la cancha, 100 mil gargantas gritaron de manera simultánea. El desastre se convirtió en un extraordinario éxito, mismo que confirmaba que el Estadio Azteca sería –desde ese día hasta 60 años después– la obra más aclamada de México.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 6

La consigna de quienes diseñaron este mítico recinto, Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca, fue clara y sencilla desde el principio: construir el mejor estadio del mundo.

A pesar de que arquitectónicamente no se trate de una construcción compleja, detallada o sumamente estética, el valor de este espacio es incomparable por todo el sentimiento y las historias que guarda detrás de sus puertas, debajo de sus butacas y sobre en su campo.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 7

Construir el mejor estadio del mundo era un objetivo muy ambicioso, pero el Estadio Azteca no es más que perfecto al convertirse en un monumento en el que cabe, sin ningún problema, el aforo proyectado desde un principio. Los accesos al lugar son rápidos, así como su desalojo; pues el reto de vaciar el estadio en 18 minutos se cumplió. Por otro lado, la isóptica es insuperable, pues desde cualquier punto como espectador la visibilidad es total; Martínez del Campo afirma que no hay un solo estorbo, poste u obstáculo que se interponga entre la vista de los visitantes y el espectáculo frente a él.

Por todas esas razones basadas en su funcionalidad y su significado, pero sobre todo porque se trata de una construcción con la que han conectado millones de mexicanos, el Estadio Azteca es –para muchos– la construcción más aclamada de México.

Estadio Azteca: la construcción más desastrosa y aclamada en México 8

**

Fuentes

BBC
Excelsior





Referencias: