El 'Kamasutra' del Renacimiento destruido por la Iglesia Católica

miércoles, 10 de mayo de 2017 13:12

|Eduardo Limon

La pornografía es un exhaustivo estudio del cuerpo humano y, quien no lo vea así, es porque no conoce el “I Modi”; un libro que en repetidas ocasiones se ha comparado con el Kamasutra pero que hoy vale la pena que le revisemos en otro sentido. Esta compilación de explícitas posturas sexuales fue creada por Marcantonio Raimondi –grabador de Rafael Sanzio– a partir de una serie de pinturas de Giulio Romano que ya en aquel entonces levantaban revuelo. El autor fue a la cárcel por su transgresora representación de la sexualidad no-procreadora a través de personajes mitológicos e históricos, pero eso es lo que menos debe importarnos ahora; lo realmente importante es porqué, cómo y cuáles fueron sus motivos para realizarlo.

kamasutra de Giulio Romano venus

Para comenzar, no podemos omitir que los dibujos eróticos ya existían en el pasado –allí están las ilustraciones en torno al placer en Oriente–, pero fue gracias al contexto histórico tan especifico de Raimondi que el escándalo llegó a niveles insospechados. Antes los grabados tenían que reproducirse totalmente a mano y, por ende, tardaban demasiado en llegar a las colecciones de algún aficionado o en extenderse ante los ojos curiosos de la sociedad; fue gracias a la imprenta moderna que se pudo comercializar en Italia con esta compilación visual de carácter pornográfico.

kamasutra de Giulio Romano satiro kamasutra de Giulio Romano polinesio
kamasutra de Giulio Romano pandora
En esa misma línea, estas imágenes resultan de un trabajo que Raimondi retomó de Giulio Romano para el Palacio del Té en Mantua; un encargo de Federico II Gonzaga y que obedecía a la normalizada mirada masculina del Renacimiento que buscaba, sí, apreciar el cuerpo humano, pero también dirigir conocimiento y satisfacción de manera exclusiva a los hombres del momento. Aunado a esto, el carácter público del libro gracias al invento de Guttemberg llevó al autor a la cárcel e hizo de sus páginas acreedoras de persecución y molestia entre comunidades; especialmente a la católica, claro.

kamasutra de Giulio Romano medor kamasutra de Giulio Romano marte
kamasutra de Giulio Romano aquiles 

Las figuras humanas presentadas en estos grabados muestran una corporeidad de clara influencia rafaelesca, anatomía voluminosa con una musculatura suavemente moldeada y ningún recato en mostrar sus genitales de acuerdo a un tamaño normal en comparación con la tradición griega o romana. La colección guarda una narrativa tanto clínica como de entretenimiento, que retrata la diversidad de posturas que puede realizar un ser humano durante el desempeño sexual. Algo que posicionan a las ilustraciones como un vasto estudio del cuerpo humano en acción; cabe destacar que las figuras femeninas en el discurso del “I Modi” son mujeres siempre jóvenes que aparecen con mayor astucia, pericia y elasticidad que sus acompañantes.

kamasutra de Giulio Romano jupiter kamasutra de Giulio Romano julia
kamasutra de Giulio Romano cleopatra 

Estos 16 grabados eran una suerte de YouPorn o Pornhub en su época. Con ellos se avivaba el interés y la imaginación de los hombres, quizá de algunas mujeres, y se descubrían posiciones sexuales que hoy podemos ver como básicas, incluso aburridas, pero en su momento revelaban un mundo entero de posibilidades. Además, estas ilustraciones contaban con un trasfondo histórico-literario que les hacía crípticas en cuanto a su desciframiento erótico, un tanto cultas por su referencia al pasado vanagloriado; sin embargo, eso no burló a la mirada del Papa Clemente VII y su posterior desaparición.

kamasutra de Giulio Romano hercules kamasutra de Giulio Romano frontal
kamasutra de Giulio Romano baco

Clemente VII gobernado por la ira, tras la inmoralidad expuesta en estas imágenes, mandó destruir todos los ejemplares impresos de “I Modo” y se pensó que entonces se habían solucionado las indecencias explícitas de este muestrario. No obstante, algunos ejemplares consiguieron escapar la hoguera religiosa y, aunque en la actualidad no se conserva ningún ejemplar completo de esta edición, sí han sobrevivido algunos grabados sueltos: uno de ellos está en la Biblioteca Nacional de París y otra serie se encuentra en el British Museum.

kamasutra de Giulio Romano dido kamasutra de Giulio Romano corina
El rescate de este registro erótico y de tinte kamasutrico, si se tiene suerte con algún poema escrito por P. Aretino, se dio gracias al resguardo de colecciones privadas o archivos poco visitados. Una de las primeras recuperaciones se dio en 1928, cuando Walter Toscanini, hijo de un famoso director de orquesta, encuentró un pequeño libro con copias de los dibujos del 'I Modi'. Éstas eran de menor tamaño que las originales, réplicas en mala calidad a comparación, pero sin ellas nunca hubiéramos conocido esta obra y una de las concepciones más profundas de la pornografía: la de un tratado anatómico y una apreciación casi médica detrás de la explicitud sensual.

**

Te puede interesar:

Los hábitos más extraños de los artistas del Renacimiento
La historia de la mujer que emergió del mar y se convirtió en la musa del Renacimiento

kamasutra de Giulio Romano claudio

*

Fuentes:
El Confidencial
Arqueología e Historia del sexo
Dangerous Minds


TAGS: Erotismo
REFERENCIAS:
Eduardo Limon

Eduardo Limon


  COMENTARIOS