El violento ritual prehispánico para atraer la lluvia que aún se practica en México

Viernes, 20 de julio de 2018 16:51

|Rodrigo Ayala Cárdenas
fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia

A ritmo de danzas y golpes los habitantes de Chilapa, Acatlán y Zitlala derraman sangre para pedir por lluvias abundantes.


La lluvia era una de las grandes bendiciones para las culturas del México antiguo, pues permitía el crecimiento de las cosechas y, por consiguiente, aseguraba la cuota de alimento de todo el año. Por ello, las civilizaciones prehispánicas solían efectuar rituales en honor a Tláloc, dios de las lluvias, para que el agua fuera copiosa y benéfica con la tierra. Uno de ellos se sigue practicando en la actualidad en la zona de Chilapa, estado de Guerrero y las comunidades aledañas de Acatlán y Zitlala.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 1


A esta festividad o carnaval se le conoce como la Tigrada. Hombres en su mayoría (y algunas mujeres) se visten con un traje amarillo con rayas negras y una máscara de madera con la forma del rostro de un tigre y salen a las calles. Desfilan, danzan y los niños arremolinados en torno suyo les gritan consignas para provocarlos. Los tigres los persiguen con el fin de atraparlos, en medio de risas y divertimento. A los que atrapan los obligan a morder un chile.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 2


En torno a esta festividad hay ofrendas, sacrificios de animales y peregrinaciones a los cerros, cuevas o pozos considerados sagrados. En Acatlán, también se suscitan combates para pedir que haya lluvia abundante en beneficio de las cosechas, que son el clímax de la ofrenda a la tierra. Los hombres que forman parte de esta tradición se llaman tecuanis, los cuales combaten con una máscara fabricada con piel de res confeccionada por artesanos locales. Cada golpe propinado al contrincante es una plegaria a la lluvia y cada gota de sangre significa una gota de agua implorada al dios de las montañas, Tepecyolotli, benefactor de la agricultura.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 3


Un ritual semejante se practica en Zitlala: los hombres de diferentes barrios salen a las calles o a descampados para pelear a puño limpio con otros. La sangre y el sudor que se derrama de sus cuerpos heridos es una representación de la lluvia por la cual imploran a la Madre Tierra. Algunos combates se hacen con la ausencia de máscaras, mientras que otros optan por continuar con esa tradición, pero con una variante: también incorporan un fuete remojado en mezcal.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 4


El golpe que se escucha representa el rugido de Tláloc, dios de la lluvia. Entre más sangre derramada se supone que las lluvias serán más abundantes. Entre litros y litros de mezcal, los participantes se van sucediendo uno por uno para medirse ante su rival; incluso algunas mujeres se animan a formar parte de estos combates. Agua y sangre eran elementos de vital importancia entre las civilizaciones prehispánicas: ambas representaban vida, el comienzo y el final de todo. Su conjunción en estos ritos es la comunión entre la vida y la muerte.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 5


La llamativa Tigrada, celebrada a finales de abril y en los primeros días de mayo en Zitlala y Acatlán, al mismo tiempo es una fiesta patronal en honor a la Virgen de la Asunción, la cual es venerada en la catedral de Chilapa donde la festividad inicia hasta agosto. La imagen es también llamada Virgen de las Manzanas, ya que anteriormente su altar era decorado con árboles de ese fruto característico de la parte alta de este municipio. Los tigres llegan hasta el atrio de la catedral donde continúan el baile: es un peculiar cruce entre prácticas prehispánicas y tradiciones del catolicismo que imperan en todo México a partir de la Conquista española.


fiesta de la tigrada el ritual prehispanico para atraer la lluvia 6


La Tigrada se vive de manera diferente en Chilapa, Acatlán o Zitlala. Cada territorio incorpora variantes a la festividad, pero el ritual posee el mismo propósito: todos quieren ser escuchados por Tláloc o Tepecyolotli para que las lluvias sean abundantes y no falten las buenas cosechas que les den alimento a las familias.


*

Como este ritual, el México prehispánico esconde secretos que merecen ser develados:


Mitos y leyendas del México prehispánico


¿Cómo adivinar el futuro según los mitos del México prehispánico?


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS